“Tribunal de Trabajo Para el Personal de Casas Particulares” mucho título para tan poco

Por Dra. Liliana Angela Matozzo

Abogada – Dra. en Cs. Jurídicas

Tuve una AUDIENCIA VIRTUAL EN EL “TRIBUNAL DE TRABAJO PARA EL PERSONAL DE CASAS PARTICULARES”, a cargo de un funcionario muy joven.

Hacía más de un año que había iniciado la demanda, en forma virtual, a causa de la pandemia. Después de varios reclamos, fijaron la audiencia con las partes.

Las partes no pueden tomar vista del expte. en forma virtual, porque el sistema T.A.D. no lo permite. Solo se pueden ver “pasos”, pero no ingresar a ver su contenido. O sea: la nada misma.

El funcionario no tenía el expte. a la vista, no había leído la demanda, ni conocía la liquidación, ni sabía de qué se trataba el reclamo.

Inicia la audiencia con el discurso de la consabida demora de la Justicia laboral, y con el “apriete para conciliar por dos mangos”, cuando la demanda consistía en un reclamo indemnizatorio por diez años de trabajo deficientemente registrado, mal pagado, con despido indirecto, salarios adeudados, multas legales, etc. Todo sumaba, más de $ 1.500.000,00. El abogado de la demandada insistía en “arreglar por $ 200.000,00 y exigía que la trabajadora debía ponerse contenta con ese arreglo”.

Ahí nomás lo paré y le dije al Funcionario:

-«Si la Justicia Laboral es lenta, y la reclamante, quién limpió la casa de la requerida, durante 10 años, en esas condiciones, está obligada a transitar este TRIBUNAL, en lugar de presentarse ante el JUEZ NATURAL CONSTITUCIONAL, no es mi culpa, tampoco que haga más de año que inicié la demanda y Uds. no despacharon la audiencia, y lo que no voy a escuchar es que un funcionario del mismo Organismo al que me veo obligada a acudir, haga gala de la demora de la Justicia Laboral, de la que forma parte, porque mi responsabilidad profesional está resguardada, y no la suya, porque no es mi culpa la demora, sino suya y del Organismo del que forma parte.»

Una vez más, afirmo que estos ineficientes organismos administrativos “dignos de países subdesarrollados y con graves problemas de división de poderes y transparencia institucional”, parecen organizados, más para denegar Justicia a sus ciudadanos, (mientras que en el oneroso Congreso de la Nación, nuestros Legisladores se llenan la boca hablando de los derechos de los trabajadores, y lo propio hacen los sindicalistas en sus actos políticos), que, para recomponer derechos laborales y sociales vulnerados, por lo que propongo firmemente que deben ser derogados, y esos recursos deben redireccionarse al Poder Judicial Constitucional, dotándolo de recursos genuinos, personal, y horario de trabajo de 9 a 18 hs.

No más Seclo, Mediaciones, Coprec, CCMM, Tribunal de Trabajo para Personal de Casas Particulares, ni nada de eso, en forma obligatoria, como es ahora.

El que lo quiere, y ya negoció un acuerdo que le conviene, que lo decida libremente y vaya.

El que no quiere ir porque ya sabe que van a ser humillados con situaciones como la descripta, que se repiten en cada audiencia, que tenga la libertad de presentar su reclamo ante el Juez Natural, ese que la CN prevé, como Poder Independiente de Estado, como garantía de la CN y de recomposición de los derechos de los ciudadanos, que han sido vulnerados.

No puede ser, que se inicie una audiencia con estos supuestos «funcionarios/mediadores/conciliadores», y se llenen la boca denostando a la Justicia, en este caso, la Laboral.

¡Cuántos más organismos e instancias administrativas previas obligatorias inventen, peor va a funcionar la Justicia, porque esos fondos, se desvían de la misma!

Los fondos son limitados. Se sacan de un lado, para ponerlos en otro.

Y en este caso, se están quitando de la verdadera Justicia Natural, para mandarlos a esta “parodia de Justicia Administrativa Laboral”, (que no es Justicia) donde habitualmente no se recompone ningún derecho, y además, el Funcionario, que debería mantener una posición objetiva, y respetar el “principio protectorio laboral”, además de velar porque se respeten las leyes laborales, comete la “inconducta” de presionar al trabajador para que acepte magros ofrecimientos por parte de los demandados, para “sumar estadística y cerrar la carpeta”.

La Administración de Justicia, la debe hacer el Poder Judicial, dotado de todo lo que necesita.

¡Basta de dormir Sres. Jueces, reclamen lo que les corresponde, y pongan la maquinaria a funcionar!

¡Estamos muy cerca del día en que la sociedad se preguntará: ¿Entonces, para qué queremos al Poder Judicial, si todo se puede resolver –“a la que te criaste, pero más rápido”- en estos organismos de cuarta, que además sirven para acomodar permanentemente, militancia?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *