Tarifazo para los trabajadores, ganancias récord para las energéticas

Sin lugar a dudas, los bancos fueron grandes ganadores del 2016. A fuerza de la tasa de interés de las Lebac, que tuvieron un promedio del 32%, tuvieron ganancias record. Porcentaje que representó una ganancia del 12% en dólares, inédita en el mundo y de hasta el 60% en pesos. Según informó el Banco Central, «en el acumulado de enero a noviembre de 2016 las ganancias nominales de las entidades alcanzaron casi $ 67.800 millones, con un crecimiento de 29% respecto de igual período de 2015.” Mientras los salarios fueron devorados por la inflación y perdieron más de 10 puntos, las acciones de los bancos crecieron hasta un 40%.

Así y todo, el dato de 2016 es que los bancos fueron superados por las empresas energéticas, cuyas acciones fueron las que más crecieron en el año en la bolsa: entre noviembre de 2015 y febrero de 2017 lo hicieron en un 190%, como en el caso de Petrolera Pampa. Esta es el brazo petrolero de Pampa Energía. La principal empresa energética argentina participa en todo el circuito de producción eléctrica, que va desde la generación, al transporte (controla transportadoras zonales) y la distribución y es la mayor controladora de Petrobras en el país. Sus acciones crecieron un 145%. Su capitalización bursátil llegó en diciembre a $ 10.000 millones, lo que implicó un crecimiento de más del 200%. Esta petrolera, en 2016, ganó $ 441,35 millones.

Las otras ganadoras fueron la propia Petrobras y Edenor, la transportista central Transener, Central Costanera, la transportista de Gas del Sur e YPF. Son las empresas de los socios del gobierno: Mildlin, además de presidir Pampa Energía, es accionista de Transener y Edenor. Caputo, de Edesur. Por su parte, el Grupo Werthein, es desde julio de los principales accionistas de Transportadora de Gas del Sur (TGS).

El de las energéticas se trata de un crecimiento basado en los premios otorgados por el gobierno, que les ha garantizado a las petroleras un precio por el gas extraído aquí que hasta triplica el precio de mercado internacional (6,7 u$s), que afronta el Estado con endeudamiento y emisión para subsidios. En el mismo período, las empresas eléctricas se embolsaron un tarifazo histórico y aún mantienen el cobro de subsidios. Es el caso de Edenor y Edesur, que en el período noviembre 2015-marzo 2017 pasaron de cobrar a los usuarios la unidad de medida de $95 a $640. Para los consumidores promedio, el aumento total de la electricidad llegó hasta el 1600%.

Pero bancos y energéticas se han visto beneficiados también por los gobernadores de todo color político. Gobiernan para ellos: las energéticas y los bancos se llevan ganancias extraordinarias mientras los trabajadores sufren un cepo en las paritarias, el ataque a los convenios colectivos y despidos masivos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.