San Cristóbal:Falsos policías balearon a un joven que resistió un robo

El  chico, de 20 años, está internado en grave estado en el Ramos Mejía. Le  dispararon cuando forcejeó para evitar que dos ladrones robaran su  departamento. Para ingresar al edificio, se presentaron como policías  que hacían un operativo de civil.

Un chico de 20 años está internado en grave estado en el hospital Ramos Mejía como consecuencia de dos balazos que recibió anoche, cuando forcejeó con dos delincuentes que intentaban robar objetos de valor del su departamento en el que vive con su familia y que habían logrado entrar al edificio, en el barrio porteño de San Cristóbal, haciéndose pasar por policías.

Cristian Berardi recibió dos heridas: un balazo le rozó el rostro y otro ingresó por el cuello y quedó alojado en un pulmón. Según contó esta mañana su madre, Ana, el hecho en el que fue baleado comenzó pasadas las 21:00 hs. de ayer en el edificio ubicado en la calle Catamarca 1155, a unos 50 metros del cruce con la avenida San Juan.

La mujer especificó que un conocido de ella estaba por ingresar al edificio y otros dos hombres se presentaron como integrantes de una «brigada» de la Policía Federal que realizaba un operativo en la zona, tras lo que le manifestaron que debía franquearles el paso para concretar el procedimiento y le dijeron que iban a comenzar por el departamento al que él se dirigía, la unidad «D» del segundo piso, donde tocó el timbre y la mujer, al ver al conocido, le abrió «confiada».

Entonces, narró, los hombres sacaron sus armas de fuego. «Me encerraron en mi dormitorio mientras revolvían la casa. Pero en ese momento, llega mi hijo y empieza a forcejear con el que tenía el arma. Veo a mi hijo forcejeando, grito desesperada y me tiro encima del tipo. Tratábamos de tenerle el brazo», contó la mujer. Luego siguieron tres disparos.

Ana, entre sollozos, agregó: «Lo veo en el piso, con sangre… Le hablaba y no me contestaba«. Uno de los tres proyectiles rozó el rostro del joven, otro ingresó en su cuello y quedó alojado en un pulmón y el otro pegó en la pared. El chico fue trasladado de inmediato por una ambulancia del SAME al Hospital Ramos Mejía, donde permanece en terapia intensiva. «Está grave, tiene comprometido un pulmón«, lamentó la mujer.

Los asaltantes, al ver al joven herido en el suelo, huyeron. Como la puerta principal del edificio estaba con llave, destruyeron la parte vidriada a los tiros y escaparon por el agujero que provocaron. El hecho, por el que aún no hay detenidos, está siendo investigado por personal de la comisaría 20 de la Policía Federal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.