Reclaman al Gobierno de la Ciudad que controle las publicidades de ofertas sexuales callejeras

avisos-sexualesLa ciudad está inundada de stickers en postes, paredes y teléfonos promocionando la prostitución. La ley 451 sanciona a quienes realicen publicidades prohibidas en vía pública.

Especialistas reclamaron más controles a las autoridades porteñas en lo que refiere a los avisos de oferta sexual, ya que los stickers “abundan en postes, paredes, teléfonos públicos o baños de hombres de la ciudad de Buenos Aires” y son una manera de “colaborar con la trata de mujeres”.

En los últimos tiempos la publicidad en calles, avenidas y transportes públicos se multiplicó de manera llamativa. Los avisos no se encuentran sólo en el centro porteño, sino también en muchos barrios como Belgrano, Palermo o Retiro. “Falta decisión política, porque con las leyes que existen el Gobierno de la ciudad de Buenos Aires podría terminar con estas prácticas que promueven la prostitución y lucran con la prostitución ajena”, explicó Diana Maffía, ex legisladora porteña y defensora adjunta del Pueblo.

En ese sentido, recordó que la ley 26.485 promueve la lucha contra todo tipo de violencia, incluida la simbólica, que es la que se debe “soportar en esos stickers en la vía pública que cosifican a las mujeres y la mercantilizan”.

Otra herramienta para combatir las violencias contra las mujeres es el Decreto presidencial 936/2011, que establece la prohibición de la publicación de avisos de comercio sexual por cualquier medio. Chantal Stevens, responsable de la Oficina de Monitoreo de Publicación de Avisos de Oferta de Comercio Sexual – que depende del Ministerio de Justicia de la Nación-, se refirió a un relevamiento de los stickers de oferta sexual que aparecen en las calles porteñas.

Lo vinculamos con páginas similares en Internet y con avisos actuales o pasados en los diarios”, dijo, lo que “permitió verificar que usan los mismos teléfonos en distintos medios, usan nombres de fantasía, el marketing y el dinero invertido excede lo que puede abonar una mujer sola,por eso la justicia investiga para detectar las redes de trata”.

También la ley 451 sanciona a quienes realicen publicidades prohibidas en la vía pública, “que es lo que le importa al Ministerio de Ambiente y Espacio Público: si paga o no, ya que no les interesa el contenido”, denunció Maffía. Más allá de opiniones, lo cierto es que en los últimos tiempos estos avisos que están a la vista de todo el mundo se han multiplicado de manera alarmante. Sería bueno que alguien ponga el freno necesario a todo esto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.