Quilmes: Mujer víctima de estafas sexuales online denuncia a la UFI 3 de no investigar

Una mujer de Quilmes de nombre Mónica, vive un calvario desde que estafadores por el momento anónimo, usan su dirección para estafar a clientes que buscan en online servicios sexuales que pagan previo al encuentro.

El hecho llegó a los medios nacionales y la víctima denunció que desde la UFI 3 de Quilmes a cargo del Fiscal Martín Conde, el cual según la víctima nunca la recibió para darle una respuesta y también para recibir la información que la víctima tuvo que recoger ella ante la falta de trabajo fiscal.

Mientras se desarrollaba la nota en A24, el fiscal mencionado en la causa, solo le informó a la producción del noticiero que era imposible desarticular la banda porque constantemente cambian los números de teléfono, lo que motivo duras criticas por la excusa y la falta de capacidad para investigar.

La damnificada hizo la denuncia, pero hasta el momento las autoridades no descubrieron cómo accedieron a sus datos. “Preguntan por Malena, Brenda y Sofía”, contó en diálogo con el portal de periodismo ciudadano.

Desde el mes de julio, Mónica y su familia viven un calvario. La alerta de que algo raro pasaba surgió cuando a las tres de la madrugada un desconocido tocó el timbre de su casa ubicada en la localidad de Quilmes. Por lo llamativo de la hora, su marido bajó a ver quién era. “Un delivery”, le contestaron, pero el hombre le dijo que se había equivocado y se fue. Con el correr de los meses se dio cuenta que era víctima de una ciberestafa.

La mujer contó que al principio pensaron que eran ladrones, pero con el paso de los días la situación se repitió y la hizo sospechar. A cualquier hora, distintos hombres tocaban el portero eléctrico y le decían que tenían un “turno” o que venían por un “servicio”. Incluso algunos preguntaban por Malena, Brenda o Sofía. Las escenas eran prácticamente calcadas. Mónica les decía que tenían la dirección equivocada y se iban. Pero la mujer quiso saber más y un día, reja de por medio, decidió hablar con uno de ellos.

Le explicó que él venía para un encuentro sexual con una mujer y que le habían dado esa dirección. Mónica quiso saber más y consiguió que le contara que entró a la página Skokka.com.ar y que siguió los pasos que le indicaban.

“Este chico me contó que cuando hizo click en la foto de la chica que le gustaba, apareció un WhatsApp para contactarse. Allí le pidieron una seña de $500, que se podía pagar por Rapipago, o transferencia, e inmediatamente le dieron esta dirección. Por ejemplo, entró a la foto de la mujer que se presenta como “Flequillito culona”, le dieron la dirección, pagó al reserva y cuando llegó al lugar se dio cuenta que lo habían estafado”, contó indignada la víctima en diálogo con TN y la Gente.

Y añadió: “No tengo ni idea de cómo aparezco en esa página. A pesar de haber hecho la denuncia, desde el mes de julio cuando empezó todo esto, no tuve una respuesta concreta de las autoridades policiales”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.