Quilmes: condenaron a los acusados de la violación grupal a Paula Martínez

El Tribunal Oral Nº 4 de Quilmes condenó a 20 años de prisión a todos los acusados de abusar sexualmente de forma grupal en 2016 a Paula Martínez, quien luego se quitó la vida en diciembre de 2021.

A Diego Domínguez se le impuso una pena de 20 años de prisión por el agravante de ser guardia comunal – y, por ende, funcionario público- en tanto que Gonzalo Sandoval, Guillermo Chávez y Gustavo Carbonel recibieron una pena de 19 años. Por otro lado, el último de los imputados, Mauro Nahir Goncalves tendrá otro juicio ya que estuvo prófugo cinco años y fue encontrado con el proceso judicial en curso.

El fiscal Claudio Pelayo había solicitado una pena de 25 años para todos los imputados por los delitos de “privación ilegítima de la libertad agravada por la participación de dos o más personas, en concurso real con abuso sexual con acceso carnal, agravado por la participación de dos o más personas”. Los familiares de Paula organizaron este martes una masiva marcha frente al tribunal para acompañar el fallo judicial y denunciaron que habían sido intimidados por allegados a los imputados.

Paula Martínez denunció que fue violada en 2016 en la localidad bonaerense de Florencio Varela por al menos cinco varones que logró reconocer: Gustavo Carbonel, Diego Domínguez, Gonzalo Sandoval, Guillermo Chávez y Mauro Nair Goncalves, que estuvo prófugo cinco años y fue detenido el pasado 8 de abril. La joven de 18 años se quitó la vida en diciembre de 2021 tras exigir justicia y decir que fue hostigada y amenazada por los familiares de los detenidos.

Martínez atravesó varios intentos de suicidios y estuvo internada en el hospital psiquiátrico Melchor Romero. Según contó en varias oportunidades en los medios en primera persona, el 10 de diciembre de 2016 fue a una fiesta en donde le dieron un trago con alguna droga que la dejó inconsciente. En ese estado, la subieron a una Traffic blanca y la llevaron a la habitación de otra casa cercana, donde dice que la violaron entre más de cinco hombres que grabaron todo el acto.

“Mi hija era un despojo humano después de lo que le hicieron. La mataron ese día; quedó muerta en vida”, dijo Sandra Zapata, la mamá de Paula, quien aseguró que su hija “fue abandonada por la justicia, por el Estado, por todo el mundo”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.