Perpetua para joven que anunciaba sus delitos en Facebook

Carlos-Humberto-LópezEl hombre fue condenado por haber matado al camarógrafo Juan Diego Covello, para robarle su teléfono celular hace un año.

Un joven fue condenado hoy a prisión perpetua por haber matado a golpes al camarógrafo Juan Diego Covello para robarle su teléfono celular hace un año, en la localidad bonaerense de Ramos Mejía.

El abogado de la familia de la víctima, Carlos Pousa Bogado, informó que el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 2 de La Matanza condenó a Carlos Humberto López (25) a esa pena más la accesoria por tiempo indeterminado, lo que le impedirá acceder a beneficios durante el cumplimiento de la pena.

El acusado anunciaba a través de su cuenta de Facebook, cuyo nombre era «ElCarlo de la Loma te roba«, los crímenes que iba a cometer.

Los Jueces Graciela De Palo, Arturo Gravier y Horacio Lecce calificaron el hecho como «robo en concurso real con homicidio doblemente calificado por criminis causa y alevosía«, tal cual requirió en su alegato el letrado. «Estoy conforme con el trabajo de los jueces y de la fiscalía», dijo Mirta Bojorge, madre de la víctima, constituida como particular damnificada.

El fiscal Alfredo Luppino había solicitado al TOC 2 que López sea condenado a reclusión perpetua por el delito de «robo en concurso real con homicidio criminis causa'(matar para ocultar otro delito).

Subsidiariamente, el representante del Ministerio Público pidió que se lo condene por «homicidio agravado por alevosía«, que también contempla la misma pena.

En tanto, la defensora oficial, Gabriela Chaumeil, aceptó que su asistido cometió el hecho, pero pidió a los jueces que lo condenen por «robo y homicidio simple» (con penas que van de los 8 a los 25 años) y planteó la inconstitucionalidad de la reclusión perpetua.

«En ningún momento (López) mostró arrepentimiento de lo que hizo porque es una persona que no tiene valores», afirmó la madre del camarógrafo.

El hecho ocurrió alrededor de las 5.30 del 21 de octubre de 2012 en el cruce de Las Heras y Lavalle, de Ramos Mejía, partido de La Matanza, en el oeste del conurbano bonaerense. En esas circunstancias, un delincuente increpó a Covello con fines de robo cuando volvía a su casa caminando cerca de la plaza Mitre, ya que había concurrido a un cumpleaños en Capital Federal.

El camarógrafo empezó a correr, pero el asaltante lo alcanzó y comenzó a pegarle golpes de puño en diferentes partes del cuerpo hasta que su cabeza golpeó contra el suelo, luego de caer al piso. Luego, de otro golpe, «el acusado le rompió el maxilar, por lo que ni siquiera podía gritar cuando le seguía pegando las patadas», añadió.

Otra testigo, cuyo relato se resaltó, fue una kiosquera que contó que un hombre que resultó ser el imputado fue a comprarle cigarrillos, le pagó con «un billete de cincuenta pesos ensangrentado» pese a que él no tenía heridas y «hacía alarde de haber matado» a alguien.

También se tuvo en cuenta lo dicho por una novia de López, que dijo que a las 8 del día del crimen, éste le mostró un teléfono y le dijo: «Se lo robé a un gil y lo maté a trompadas«.

Como consecuencia de las graves heridas, Covello murió en el lugar y su agresor escapó a la carrera con su teléfono celular.

Tras una investigación de la fiscalía de Homicidios de La Matanza, López fue detenido en la casa de su madre, en Lomas del Mirador, donde estaba escondido, ya que utilizó el teléfono celular de Covello para efectuar varios llamados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.