Paternal:Muere de un paro cardíaco un joven en fiesta electrónica

Un joven de 23 años murió tras sufrir una descompensación cardíaca en una fiesta de música electrónica en un microestadio del barrio porteño de LAsí lo informaron fuentes de la pesquisa y detallaron que el deceso ocurrió en la madrugada de ayer, luego de que el joven, identificado como Ezequiel Savone Tenaglia, oriundo de la ciudad bonaerense de Saladillo, asistiera al «Buenos Aires Trance (BAT), Episodio IV», en el microestadio «Malvinas Argentinas», de la calle Gutenberg 350.

El fallecimiento se produjo a tres semanas de la muerte de Leandro Spadafora, de 26 años, quien perdió la vida luego de una descompensación cardíaca en la discoteca de música electrónica Palacio Alsina (ex Big One), en el barrio porteño de Monserrat, a pocas cuadras del Obelisco.

El deceso de Spadafora derivó en una polémica entre la familia de la víctima y los propietarios del local bailable que, a través de su abogado, Rodolfo Ruiz, denunciaron que el joven falleció por sobredosis de «algún tipo de estupefaciente», lo que fue negado por sus parientes.

Por su parte, Savone Tenaglia se descompensó en la madrugada del domingo en el microestadio «Malvinas Argentinas», cuando bailaba junto a unos amigos, con quienes había arribado a Capital Federal para asistir a la fiesta electrónica, a un mes de haber comprado los tickets para concurrir al evento. «Buenos Aires Trance (BAT), Episodio IV» había sido promocionado con el disc jockey irlandés Simon Patterson como atracción principal, además de las presencias de John Askew, Indecent Noice, Bjorn, Akesson, Arctic Moon, Jordan Suckley y Javier Bússola.

Un folleto de difusión de la fiesta electrónica informaba que la entrada general costaba 180 pesos, mientras que el ticket para el sector VIP se vendía a 250 pesos.

Savone Tenaglia, empleado de la saladillense empresa familiar Tenaglia Turismo, sufrió una descompensación cardíaca en el microestadio «Malvinas Argentinas» -en la jurisdicción de la comisaría 39- y fue trasladado de urgencia a un hospital, donde perdió la vida por causas que procuraban establecerse este mediodía.

Fuentes del caso, por su parte, detallaron que se investigaba si el joven había fallecido producto de una «sobredosis de algún tipo de estupefaciente», sobre la base de testimonios en ese sentido.

Voceros judiciales, en tanto, precisaron que el cadáver de Savone Tenaglia fue sometido a una autopsia y era trasladado este mediodía a Saladillo, 182 kilómetros al sudoeste de Capital Federal, donde será sepultado tras una misa prevista para esta tarde, sin ceremonia velatoria por decisión de los familiares de la víctima.

Por otra parte, en la madrugada del 27 de febrero, Spadafora murió tras una descompensación cardíaca padecida en la discoteca Palacio Alsina (ex Big One), en la calle Alsina 940, a pocas cuadras del Obelisco.

El director general del Sistema de Atención Médica de Emergencia (SAME), Alberto Crescenti, detalló entonces que, «cerca de las 5 de la madrugada, pidieron un auxilio (desde la discoteca) y la ambulancia llegó rápido».

Precisó que Spadafora «estaba en paro y, si bien el personal intentó reanimarlo, no se pudo». El abogado de los dueños del local bailable denunció que el joven había muerto producto de una sobredosis.

«En principio, habría consumido algún tipo de estupefaciente, alguna sustancia, ketamina o cocaína, según me dijo el personal policial», amplió el letrado, quien manifestó que agentes hallaron esas drogas entre las pertenencias del joven.

El abogado de los parientes de la víctima, José Vera, replicó: «La familia está indignada con la versión que habla de una sobredosis. No solo no es cierto que consumiera drogas sino que, si hubiera tomado ketamina, no podría haber ido al baño, que es donde se produjo presuntamente la muerte». a Paternal. Los investigadores del caso procuraban establecer si la víctima falleció producto de «una sobredosis de algún tipo de estupefaciente».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.