Mar del Plata:Policía mata a un delincuente que intentó hacerle un secuestro virtual

54262Un Comisario fue llamado a su casa por un secuestrador que lo amenazaba con matar a su hija. El policía sospechó que se trataba de un engaño y aceptó pagar el rescate. Cuando los delincuentes llegaron a su vivienda en una camioneta se desató un feroz tiroteo que terminó con un ladrón muerto y su hermana de 15 años herida.

«Nos das tres mil pesos y todos los dólares que tengas o matamos a tu hija». Del otro lado de la línea telefónica el comisario de la Policía Científica escuchó la amenaza del delincuente y no dudó en responder. «Vengan a buscar la plata», le dijo. Sospechaba que estaba siendo víctima de un secuestro virtual. Por eso, cuando los ladrones llegaron a su casa del barrio Pinos de Anchorena en una camioneta negra para cobrar el rescate, el policía de 50 años los esperó armado. Apenas uno de los delincuentes bajó del vehículo les dio la voz de alto, pero no escucharon la advertencia: en ese momento se desató un feroz tiroteo que terminó cuando el ladrón se subió a la camioneta y escapó junto a dos cómplices. Poco después apareció muerto en el Hospital Interzonal de Agudos junto a una adolescente de 15 años que estaba herida en sus piernas.

La víctima fue identificada como David Costich (27). A los investigadores un dato les llamó la atención: el hombre vivía en Neuquén y hace más de una semana había llegado a la ciudad. Creen que lo hizo con los integrantes de una banda dedicada a los secuestros virtuales.

El caso quedó a cargo del fiscal Fernando Berlingieri y en principio todos los indicios marcan que se trató de un hecho de legítima defensa. Hasta el cierre de esta edición, el policía que mató al delincuente no estaba imputado en la causa, mientras que era buscado con intensidad un cómplice del ladrón que estiman manejaba la camioneta.

El intento de secuestró virtual comenzó ayer pasadas las tres de la madrugada cuando sonó el teléfono fijo de la casa de un comisario de la Policía Científica ubicada en Saavedra al 5200. El efectivo atendió y escuchó como un delincuente aseguraba tener a su hija secuestrada y amenazaba con matarla si no pagaba un rescate. El policía le dijo que no tenía hija pero del otro lado de la línea telefónica le redoblaron la apuesta: «Sabemos dónde vivís, te vamos a matar a tu mujer si no nos das las guita».

El policía advirtió que intentaban hacerle un secuestro virtual y luego de escuchar las amenazas aseguró que iba a entregar el dinero. «Vengan hasta mi casa», le pidió. El delincuente contestó enseguida: «Ya estamos en la puerta». El policía tomó su escopeta 12.70 y salió a la vereda, donde poco después llegó una camioneta Crossfox negra de la que bajó de la parte trasera un ladrón armado. «Alto policía», le advirtió el comisario. El delincuente le respondió con varios disparos. En ese momento comenzó un feroz tiroteo que terminó cuando el supuesto secuestrador se subió a la camioneta y huyó con sus cómplices.

La víctima denunció lo que había ocurrido y policías de la comisaría cuarta llegaron hasta su casa para tomarle declaración y obtener datos de los supuestos secuestradores para comenzar su búsqueda.

Camioneta abandonada y muerte

Poco minutos después, el número de emergencia 911 comenzó a recibir las denuncias de vecinos de la plaza Colón -ubicada en Colón y Mitre- que una camioneta negra con varios disparos había sido abandonada en el lugar. Antes habían visto a una chica gritar desesperada y parar un taxi en el que subió con la ayuda de otro hombre a un herido.

Policías llegaron hasta la plaza Colón y encontraron abandonada la camioneta Crossfox con más de una decenas de perdigones que impactaron en la puerta del acompañante, en la trasera y en el frente. No había rastros de sus ocupantes pero sí muchas manchas de sangre.

Casi al mismo momento que la policía encontraba la camioneta al Hospital Interzonal de Agudos llegaba un taxi con un hombre con gran pérdida de sangre por una herida de un perdigón en la arteria femoral. Lo acompañaba su hermana de 15 años que también tenía lastimaduras en sus piernas. «La mujer mintió y dijo que les robaron la camioneta en un asalto y que su hermano había sido herido», confió una fuente consultada por LA CAPITAL.

Poco después, el hombre de 27 años murió.

La investigación

Dos indicios clave llevaron a los investigadores a relacionar a la víctima que ingresó al hospital con el intento de secuestro virtual del policía. El primero fue la declaración del taxista, quien contó que levantó a los pasajeros en la Plaza Mitre y que la mujer intentaba tapar la puerta de una camioneta Crossfox negra. El segundo fue el testimonio del efectivo de la Policía Científica, quien describió la camioneta en que se movilizaban los delincuentes, la zona donde le disparó con la escopeta y las características físicas del hombre con que se tiroteó.

Los investigadores también comprobaron que la camioneta en la que se movilizaban los delincuentes no tenía pedido de secuestro. Hoy esperaban poder encontrar a su dueño.

En tanto, los testimonios de los testigos coincidieron en mencionar a un hombre como el conductor de la camioneta y ayudar a la mujer a carga al herido en el taxi. Hasta el cierre de esta edición continuaba prófugo.

Pocas horas después de su muerte, el delincuente fue identificado como David Costich, un joven neuquino que hace una semana había llegado a la ciudad. Una tía zíngara reconoció su cuerpo en el hospital. No fue un dato menor: la banda que fue desbaratada a fines del mes pasado en la ciudad también tenía integrantes que pertenecían a esa comunidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *