Liniers:Policía Metropolitana desbarató banda dedicada al aborto ilegal

Integrantes de la División de Delitos y Sumarios efectuó siete allanamientos en el marco de una causa que involucraba a esta red delictiva por asociación ilícita, ejercicio ilegal de la medicina y tráfico de medicamentos peligrosos. Secuestraron 300 pastillas de oxaprost, más de 400 ampollas de oxitocina, jeringas, agujas, pinzas y tijeras quirúrgicas, espéculos, sondas, tampones, potes de gel, computadoras, celulares y documentación relevante para la causa.

Personal de la Policía Metropolitana desbarató en las últimas horas una banda dedicada a realizar abortos ilegales y como consecuencia de ello siete personas fueron detenidas.

Fuentes de la fuerza informaron que integrantes de la División de Delitos y Sumarios de la policía porteña efectuó siete allanamientos en el marco de una causa que involucraba a esta red delictiva por asociación ilícita, prácticas abortivas, ejercicio ilegal de la medicina y tráfico de medicamentos peligrosos para la salud. Durante los procedimientos se detuvo a siete personas de nacionalidad argentina y extranjera que quedaron incomunicadas.

En abril de este año personal de la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional número 6 realizó diferentes tareas investigativas a través de la cuáles pudieron identificar a los tres responsables de estas actividades ilegales, quienes se fugaron en el transcurso de la investigación con paradero desconocido.

En agosto pasado, las autoridades judiciales dieron intervención al Área de Delitos y Sumarios para que continúe con las investigaciones correspondientes y la identificación de los integrantes de esta banda dedicada a realizar abortos ilegales.

El primer indicio que se obtuvo a raíz de las tareas investigativas fue la dirección de un domicilio ubicado en el Pasaje Madreselva, en el barrio porteño de Liniers, donde se detectó que funcionaba una «casa de curanderismo», que registraba un movimiento inusual para las actividades que se promocionaban allí.

Las distintas tareas llevadas a cabo sobre la casa de ocultismo vigilada permitieron detectar que, eso era una fachada que funcionaba como la pantalla de una organización delictual.

En ese sentido, mediante propaganda de volantes y publicaciones en diferentes medios escritos daban a conocer que en ese lugar se realizaban prácticas de tarot, adivinación del futuro y «trabajos mágicos» para lograr afianzar relaciones amorosas o separarlas.

Sin embargo, detrás de las actividades que se promocionaban públicamente, se ofrecía una «solución» para aquellas mujeres que presentaban embarazos no deseados de hasta tres meses.

Los panfletos que se repartían en la vía pública se titulaban «Consultorio de La Mujer» y ofrecían pruebas de embarazo al instante, orientación sobre atraso menstrual y planificación familiar.

Las mujeres eran derivadas a una «supuesta médica» que atendía en dos locales situados en la Galería Comercial San Francisco, ubicada sobre la Avenida General Paz al 10600, en el mismo barrio porteño.

De esta manera, a raíz de seguimientos, filmaciones, vigilancias, análisis de información y entrecruzamiento de datos se pudo comprobar la conformación de una banda que realizaba el ejercicio ilegal de la medicina, principalmente provocando abortos mediantes la ingesta oral y aplicaciones endovenosas de medicamentos. Este grupo delictivo estaba estructurado jerárquicamente y de manera tal que cada uno tenía un rol específico.

En primer lugar, estaba «la médica» que lideraba las operaciones; el segundo al mando lo llamaban «el administrador»; en tercer lugar se encuentra la madre de «la médica» encargada de resguardar los medicamentos; y finalmente «el pai», quien era el encargado de la casa de ocultismo.

Por otra parte, los demás integrantes participaban repartiendo tarjetas y volantes que promocionaban las actividades y distribuyendo medicamentos entre los diferentes domicilios.

El modus operandi era captar a la víctima en la casa de ocultismo, en los locales de la Galería San Francisco «la médica» tomaba el primer contacto con las embarazadas y le suministraba medicamentos vía oral. En el caso que el período de gestación sea superior al mes e inferior a los tres meses los medicamentos se aplicaban de manera endovenosa en la casa de la madre de «la médica», ubicada en Pasaje El Mirasol, también en el barrio de Liniers.

La investigación culminó con siete allanamientos que incluyeron los domicilios particulares de las integrantes de la banda. En los procedimientos se detuvo a siete personas, se secuestraron 300 pastillas de oxaprost, más de 400 ampollas de oxitocina, jeringas, agujas, pinzas y tijeras quirúrgicas, espéculos, sondas, tampones, potes de gel, computadoras, celulares y documentación relevante para la causa.

Todos los detenidos quedaron en calidad de incomunicados y fueron trasladados a la Unidad 29 para finalizar con las diligencias procesales y donde quedarán a disposición del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal número 12, a cargo de Sergio Torres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.