Legislatura Porteña:Audiencia de la Comisión especial por las escuchas terminó en escándalo

La reunión de la Comisión Investigadora de la Legislatura porteña concluyó intempestivamente tras una serie de acusaciones cruzadas. A los empujones y en medio de un tumulto, Burstein debió ser escoltado para salir del edificio.

«Se hicieron las preguntas que nosotros creíamos que había que hacer. En ningún momento queríamos atacar a un testigo. Burstein contestaba fuerte pero por características propias«, minimizó el jefe del bloque PRO Cristian Ritondo en diálogo con Radio 10.

Lo cierto es que la sesión de hoy de la Comisión Investigadora terminó en un tumulto, donde no faltaron empujones y golpes.
 
Cerca de las 18:00 hs., la Comisión convocó a un cuarto intermedio. En ese momento, comenzaron a sucederse gritos, que derivaron en incidentes entre los presentes. El testigo Sergio Burstein debió retirarse rodeado por personal de efectivos del personal de seguridad.

Un periodista de la Televisión Pública denunció que fue agredido con golpes de puños por parte de  «asesores del PRO», en medio de un clima de confusión total en donde la protagonista principal era la violencia.

En tanto, Burstein, blanco de escuchas ilegales, afirmó que el ex jefe de la Policía Metropolitana Jorge «Fino» Palacios fue «el traidor que se enquistó en el grupo» de familiares de víctimas del ataque a la AMIA, cuando formaba parte de la investigación por el atentado.

«Voy a hacer todo lo que haya que hacer contra Palacios por el atentado a la AMIA«, aseveró Burstein al prestar declaración ante los diputados porteños que investigan la causa de las escuchas por la cual está detenido el ex jefe de la Metropolitana y el espía Ciro James.

En ese marco, Burstein admitió que conoció a Palacios tres años después del atentado a la mutual judía «cuando desvió la investigación y se convirtió en el traidor que se había enquistado en el grupo de familiares«.

Quiénes declararon hoy

La jornada había comenzado a las 12:00 hs. con la presencia del gerente comercial de Coto, Rodrigo Velazco, quien desvinculó al gobierno porteña de la intervención de su teléfono.

Luego llegó el turno de Susana Saint Porres, ex esposa del empresario Valentín Hugo Breitman, quien según su testimonio aportó dinero en la campaña política del jefe de Gobierno porteño Mauricio Macri.

Más tarde declaró la hija de Sergio Burstein, Glenda, quien recibió el aviso de que su teléfono estaba intervenido.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.