Lanús: Marcha y reclamo de justicia por Raúl detenido por robar a mujer policía

Familiares y amigos de Raúl González, un trabajador ferroviario detenido hace casi nueve meses en la Comisaría 2° de Lanús, realizaron este miércoles una protesta en la puerta del Juzgado de Garantías para pedir por su liberación. El joven de 28 años está acusado por el delito de “robo y portación ilegal de arma de guerra”, pero su familia denuncia que es una causa “armada” porque no quiso entregar un arma que es de su propiedad.

La concentración se realizó en la puerta del Juzgado de Garantías en la avenida Hipólito Yrigoyen 3940 a las 10. Allí estuvieron familiares, compañeros y amigos del trabajador ferroviario que el 1 de octubre del año pasado salió de su casa para ir a trabajar y en la calle 29 de Septiembre y Murature, en Remedios de Escalda, lo detuvo un operativo de la Policía Federal Argentina (PFA) y fue llevado con otro compañero hacia la comisaría 2° de Lanús para averiguación de antecedentes.

Según relatos de la familia, al llegar a la comisaría una agente de la Policía de la Ciudad denuncia haber sido víctima de un robo a las 6.20 en la parada de colectivo de la Línea 100 en Donovan Esquina Coronel Brueras, en la localidad de Gerli, y señala a González como autor del hecho.

Sin embargo, la familia asegura que le “armaron” una causa porque “los efectivos querían que les entregara un arma de su propiedad que está en regla” que el joven tenía debajo del asiento del conductor.

Lo que manifiestan los familiares y allegados del joven detenido es el manejo “tan lento” en el tratamiento de la causa como haber tomado las declaraciones a los testigos de Raúl ocho meses después de su detención en la comisaria 2ºde Lanús.

En la marcha, proclamaron que es “inocente” y solicitaron su liberación. Mientras reclamaban en el lugar, Carlos, el hermano de Raúl, fue recibido por el fiscal Gustavo Toneguzzo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 6, que lleva adelante la causa.

“Me recibió el fiscal Toneguzzo, quien pidió la elevación a juicio, sin ninguna prueba. El fiscal no se lleva por las pruebas sino por el expediente que habían escrito la primera vez cuando la Cámara de Apelaciones rechazó la excarcelación que había sido apelado por los abogados anteriores. El argumento del fiscal es que para demostrar las pruebas que hay ahora hay que ir a juicio y así van a pasar tres años y mi hermano va a seguir adentro”, explicó Carlos.

Para el hermano del joven preso “no se tuvieron en cuenta las pruebas que se presentaron para demostrar su inocencia como filmaciones, testimonios y geolocalización del celular de Raúl que lo ubican en su casa a la hora del hecho”.

“Ellos saben que mi hermano es inocente porque si miran el video no coincide con él. Es una impotencia terrible lo que uno siente por la justicia que tenemos, pero vamos a seguir porque esto no puede quedar así. Por un celular, tenerlo casi nueve meses preso, es una locura”, cerró.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *