«La tortura es algo habitual en el Servicio Penitenciario Bonaerense»

Leo-Grosso-de-la-EvitaCompartimos con nuestros lectores un artículo que nos hacen llegar nuestros colegas de la Agencia Paco Urondo, sobre la realidad en el SPB, la tortura, la corrupción, la muerte y la impunidad.

Leo Grosso, diputado nacional e impulsor de la Campaña Contra la Violencia Institucional, habla del caso de Patricio Cisneros, el preso asesinado por el personal del Complejo Penitenciario Norte hace ya un año.

AGENCIA PACO URONDO: Contanos quién era Patricio Cisneros y cuál es el hecho que causó tanto estupor en aquella cárcel.

Leo Grosso: Era un pibe que estaba preso en la unidad 46 de San Martín, en el Complejo Penitenciario Norte. Un preso no común, de los que no se bancaban las injusticias dentro del sistema carcelario y eso lo llevaba muchas veces a tener discusiones con los penitenciarios.

Lo que sucedió es que fue asesinado a patadas por más de 7 penitenciarios, delante de su mujer y otras visitas. Costó mucho que la policía empiece a investigar, que el Fiscal aparte a la policía y que libre la orden de captura, a pesar de que hubo testigos presenciales como la propia mujer de Cisneros y otros testigos más.

No pudimos, en primera instancia, hacer que la justicia meta presos a estos asesinos. Ahora estamos pidiendo que se profundice la causa, planteando que esto es tortura seguida de muerte, que esa es la caratula y que tiene que haber justicia.

El Servicio Penitenciario Bonaerense deja bastante que desear, la familia había hecho un monolito recordatorio con una foto de Patricio y una cruz, y los penitenciarios lo destruyeron hasta que la jefa del servicio los obligó a reconstruirlo. Cuando se cumplió el aniversario del asesinato, hicimos un acto recordando, denunciando, pidiendo justicia y planteando la necesidad de que esto pueda poner luz sobre un problema que es cotidiano para miles de presos en la provincia de Buenos Aires.

APU: ¿Cuál es la versión que dan de los hechos los funcionarios del Servicio Penitenciario?

LG: No recuerdo exactamente pero lo planteaban como un accidente. Una locura, a Patricio lo mataron a patadas y ya muerto en el piso le saltaban encima. Las pericias y la autopsia terminaron dándonos la razón a la familia. Las versiones de la policía son siempre absurdas.

Lo que se logró hasta ahora fue posible merced a la movilización de la familia que cortó el Camino del Buen Ayre con seis adultos y tres nenes para exigir justicia. Si ellos no hubiesen cortado toda la noche la calzada, hoy Patricio sería uno más en la lista de quienes mueren en las cárceles, uno más en la estadística de lo que oculta el SPB.

APU: ¿Entendés esto que pasó con Patricio como un mensaje, tanto para afuera como para adentro? Como que dicen: “Con nosotros no se metan”?

LG: Esto es parte de la cotidianeidad. Tenemos que saber que en el Servicio Penitenciario Bonaerense está la mitad de los presos de la Argentina. Casi 30.000 personas viven en condiciones de hacinamiento y son maltratadas cotidianamente, son usados para robar o para hacer trabajos para privados o para la gente del SPB.

He tenido la oportunidad de ir a varios penales de la Provincia y lo que uno ve y lo que te dicen los presos es que los maltratos son cotidianos. La tortura es habitual y lo que esto hace es poner luz sobre un hecho, mostrando cuál es la política de seguridad de Casal y de Scioli: construir espacios de reclusión, de tortura, de miedo y no de reinserción social como deberían ser nuestros penales.

APU: Recientemente hubo otro caso de tortura a un chico en La Plata, en un centro de detención juvenil. Scioli justamente esa semana había repudiado lo sucedido en el jardín “Tribilín”, pero no dijo nada sobre este caso.

LG: Sí, el Gobernador está preocupado por hacer el show mediático de la seguridad y a nosotros, con los familiares de los asesinados por la Policía Bonaerense en Carcova, por ejemplo, nunca nos recibió. No está preocupado por resolver el problema de seguridad pero sí lo está por obtener el efecto mediático. Nosotros lo llamamos “demagogia punitiva”, construye un imaginario de que está resolviendo y la verdad es que la cuestión de la seguridad o la inseguridad en la provincia de Buenos Aires es cada vez peor porque el problema estructural es que la Policía Bonaerense es la que estructura, muchas veces, los grandes delitos y esto es lo que genera más inseguridad.

En el Servicio Penitenciario Norte, Verbitsky denuncia que armaban operativos con internos para salir a robar autos y Scioli jamás hizo una declaración al respecto. Esto es lo preocupante así que no me extraña que no haya mencionado a este pibe que estaba esposado a una reja en La Plata.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.