La Plata: Caos en la Legislatura, gremios y trabajadores rechazan la Ley de Emergencia

Legislatura bonaerense  El oficialismo tuvo apoyo del Frente Renovador y el FAP. Gremialistas que resisten la medida incendiaron cubiertas y rompieron vidrios. Hubo fuertes cruces entre los diputados en el recinto.

La Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires aprobó la Ley de Emergencia Administrativa y Tecnológica que, además, crea un nuevo sistema de contratación de personal. Fue aprobada con los votos de los bloques Cambiemos, Frente Renovador y el Frente Amplio Progresista, y rechazada por el Frente para la Victoria.

La sanción se dio mientras miles de empleados públicos, docentes, médicos, estudiantes, policías, trabajadores judiciales, de minoridad, de Astilleros Río Santiago y del Banco Provincia, manifestaban frente a la Casa de Gobierno y la Legislatura bonaerense, en La Plata, para repudiar la iniciativa.

Pero los reclamos subieron de tono y un grupo de manifestantes rompió la valla de calle 7 entre 51 y 53, arrojó piedras a la puerta de ingreso lateral de la Legislatura y prendió fuego cubiertas sobre la rambla de acceso al edificio.

El clima de tensión también se vivió puertas adentro. En el recinto, la sanción de la norma derivó en un caos, que sacó numerosos diputados de sus bancas para cruzarse con gritos e insultos. Incluso hubo empujones y amenazas.
 
Jorge Sarghini, el massista que preside la Cámara, fue increpado por legisladores del FpV.

Desde el gobierno de María Eugenia Vidal, aseguran que el proyecto, aprobado 20 días atrás en el Senado, busca agilizar y transparentar los procesos de licitación en la provisión de bienes y servicios. Para ello, durante la vigencia de la emergencia de un año se reducirán los plazos de las licitaciones públicas para la adquisición de bienes y servicios de las diferentes áreas del Estado provincial.

Además, establece que el organismo contratante de bienes y servicios deberá solicitar tres ofertas o cotizaciones y luego podrá adjudicarlos, previo dictamen de la Fiscalía de Estado que tendrá un plazo de 72 horas para su respuesta.

En caso de que el monto supere la cantidad de unidades de contratación que la reglamentación determine, se dará intervención con carácter previo a la adjudicación, a la Asesoría General de Gobierno, Contaduría General de la Provincia y Fiscalía de Estado, para que estos actúen en forma simultánea y emitan su opinión en un plazo máximo y común de cinco días hábiles.

Sin embargo, la polémica se instala en los artículos 25 y 26 de la Ley, que crean un nuevo régimen de contratación de la administración pública y a lo que denomina «Personal de Gabinete».

Para lograrlo, autoriza a los ministros y titulares de órganos descentralizados a contratar a una persona para que preste un servicio determinado sin sujeción a un resultado concreto, siempre que responda a una necesidad de carácter transitorio o estacional debidamente documentada y que por su complejidad o especialización no pueda ser cumplida por personal permanente.

Establece además que la celebración del contrato no generará una expectativa o derecho a prórroga, ni creará una relación laboral de dependencia, y que una vez operado su vencimiento, el contratado deberá finalizar las tareas a su cargo sin derecho a remuneración adicional alguna.

La ley se votó sin debate, ya que el diputado de La Cámpora Miguel Funes pidió al titular del cuerpo, Jorge Sarghini, que ingresara una delegación de representantes de los trabajadores a los palcos, pero éste se opuso dado que afuera de la Legislatura algunos manifestantes habían provocado desmanes.

Movilización y conflicto

Gremios estatales bonaerenses realizaron una movilización en La Plata en reclamo de mejoras salariales, con fuertes cuestionamientos a las políticas «de ajuste» y en rechazo a la Ley de Emergencia Administrativa. Al mismo tiempo, los médicos de hospitales públicos y empleados judiciales cumplieron la tercera jornada de un paro de 72 horas.

El secretario general de ATE Provincia, Oscar de Isasi, acuso al gobierno de Vidal de «utilizar el consenso de las urnas para llevar a la práctica medidas de ajuste contra los trabajadores». Asimismo, reclamó a las autoridades la reapertura de las paritarias y nuevas propuestas salariales que «permitan a los estatales darle de comer a sus familias».

El dirigente manifestó que la movilización fue convocada «para defender el salario» y acusó a las autoridades de «manejarse con arrogancia» y «querer destruir las paritarias».

Isasi se manifestó luego contra la ley de Emergencia Administrativa y consideró que «alienta la voracidad de los sectores privados, elimina los órganos de control del Estado, precariza el trabajo de los estatales y termina con las posibilidades que tienen los trabajadores de incorporarse a las plantas permanentes».
 
«No nos hacemos cargo del gobierno de Daniel Scioli y tampoco del de la gobernadora Vidal que viene a destruirnos», dijo Isasi, y enfatizó: «Tampoco nos juntamos para sobrevivir, sino para señalar que esta es una voluntad colectiva de seguir peleando por nuestras reivindicaciones, por un Estado al servicio de los trabajadores y por la Justicia de su pueblo».
Por su parte, el secretario general del gremio que agrupa a los auxiliares de la educación (Soeme), Marcelo Balcedo, dijo que en la provincia están «en manos de burros y soberbios» y agregó: «Pasamos de un Gobierno que no quería ver realidad, que mataba al pueblo de hambre y que había inventado un relato inverosímil, a otro relato realizado por gente que es soberbia y burra y que agrega un enorme sentido antisocial que atenta contra la clase media y los trabajadores».
La Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires aprobó la Ley de Emergencia Admnistrativa y Tecnológica que, además, crea un nuevo sistema de contratación de personal. Fue aprobada con los votos de los bloques Cambiemos, Frente Renovador y el Frente Amplio Progresista, y rechazada por el Frente para la Victoria.

La sanción se dio mientras miles de empleados públicos, docentes, médicos, estudiantes, policías, trabajadores judiciales, de minoridad, de Astilleros Río Santiago y del Banco Provincia, manifestaban frente a la Casa de Gobierno y la Legislatura bonaerense, en La Plata, para repudiar la iniciativa.

Pero los reclamos subieron de tono y un grupo de manifestantes rompió la valla de calle 7 entre 51 y 53, arrojó piedras a la puerta de ingreso lateral de la Legislatura y prendió fuego cubiertas sobre la rambla de acceso al edificio.

Así quedó la reja que cubre el edificio

El clima de tensión también se vivió puertas adentro. En el recinto, la sanción de la norma derivó en un caos, que sacó numerosos diputados de sus bancas para cruzarse con gritos e insultos. Incluso hubo empujones y amenazas.

Jorge Sarghini, el massista que preside la Cámara, fue increpado por legisladores del FpV.

También tiraron piedras y rompieron vidrios

Desde el gobierno de María Eugenia Vidal, aseguran que el proyecto, aprobado 20 días atrás en el Senado, busca agilizar y transparentar los procesos de licitación en la provisión de bienes y servicios. Para ello, durante la vigencia de la emergencia de un año se reducirán los plazos de las licitaciones públicas para la adquisición de bienes y servicios de las diferentes áreas del Estado provincial.

Además, establece que el organismo contratante de bienes y servicios deberá solicitar tres ofertas o cotizaciones y luego podrá adjudicarlos, previo dictamen de la Fiscalía de Estado que tendrá un plazo de 72 horas para su respuesta.

En caso de que el monto supere la cantidad de unidades de contratación que la reglamentación determine, se dará intervención con carácter previo a la adjudicación, a la Asesoría General de Gobierno, Contaduría General de la Provincia y Fiscalía de Estado, para que estos actúen en forma simultánea y emitan su opinión en un plazo máximo y común de cinco días hábiles.

Parte de los vidrios rotos en la Legislatura

Sin embargo, la polémica se instala en los artículos 25 y 26 de la Ley, que crean un nuevo régimen de contratación de la administración pública y a lo que denomina «Personal de Gabinete».

Para lograrlo, autoriza a los ministros y titulares de órganos descentralizados a contratar a una persona para que preste un servicio determinado sin sujeción a un resultado concreto, siempre que responda a una necesidad de carácter transitorio o estacional debidamente documentada y que por su complejidad o especialización no pueda ser cumplida por personal permanente.

Establece además que la celebración del contrato no generará una expectativa o derecho a prórroga, ni creará una relación laboral de dependencia, y que una vez operado su vencimiento, el contratado deberá finalizar las tareas a su cargo sin derecho a remuneración adicional alguna.

El fuego consumado en los portones

La ley se votó sin debate, ya que el diputado de La Cámpora Miguel Funes pidió al titular del cuerpo, Jorge Sarghini, que ingresara una delegación de representantes de los trabajadores a los palcos, pero éste se opuso dado que afuera de la Legislatura algunos manifestantes habían provocado desmanes.

Movilización y conflicto

Gremios estatales bonaerenses realizaron una movilización en La Plata en reclamo de mejoras salariales, con fuertes cuestionamientos a las políticas «de ajuste» y en rechazo a la Ley de Emergencia Administrativa. Al mismo tiempo, los médicos de hospitales públicos y empleados judiciales cumplieron la tercera jornada de un paro de 72 horas.

El secretario general de ATE Provincia, Oscar de Isasi, acuso al gobierno de Vidal de «utilizar el consenso de las urnas para llevar a la práctica medidas de ajuste contra los trabajadores». Asimismo, reclamó a las autoridades la reapertura de las paritarias y nuevas propuestas salariales que «permitan a los estatales darle de comer a sus familias».

El dirigente manifestó que la movilización fue convocada «para defender el salario» y acusó a las autoridades de «manejarse con arrogancia» y «querer destruir las paritarias».

Se movilizaron en reclamo de mejoras salariales

@estechefernando

Isasi se manifestó luego contra la ley de Emergencia Administrativa y consideró que «alienta la voracidad de los sectores privados, elimina los órganos de control del Estado, precariza el trabajo de los estatales y termina con las posibilidades que tienen los trabajadores de incorporarse a las plantas permanentes».

«No nos hacemos cargo del gobierno de Daniel Scioli y tampoco del de la gobernadora Vidal que viene a destruirnos», dijo Isasi, y enfatizó: «Tampoco nos juntamos para sobrevivir, sino para señalar que esta es una voluntad colectiva de seguir peleando por nuestras reivindicaciones, por un Estado al servicio de los trabajadores y por la Justicia de su pueblo».

Por su parte, el secretario general del gremio que agrupa a los auxiliares de la educación (Soeme), Marcelo Balcedo, dijo que en la provincia están «en manos de burros y soberbios» y agregó: «Pasamos de un Gobierno que no quería ver realidad, que mataba al pueblo de hambre y que había inventado un relato inverosímil, a otro relato realizado por gente que es soberbia y burra y que agrega un enorme sentido antisocial que atenta contra la clase media y los trabajadores».

«Mucha gente que está formando parte de esta protesta la votó a Vidal, ilusionada con un cambio y con que haya diálogo. Lamentablemente, pasó rápidamente a la desilusión y a la bronca porque se

encontró con un ajuste feroz, aumentos de precios que son terribles y salarios de hambre», expresó.

La marcha de hoy comenzó a gestarse el 21 de abril en un encuentro en la sede central de Soeme, en Capital Federal, del que participaron ATE; docente de Udocba; la Asociación Judicial Bonaerense (AJB); médicos de Cicop; maestros de Suteba, FEB y privados de Sadop; agricultores de Asoma; y la Federación Universitaria de La Plata, entre otros.

Legislatura bonaerense 2 Legislatura bonaerense 3 Legislatura bonaerense 4

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.