Iúnigo la compañía del fraude que controla San Cristóbal seguros

La aseguradora Iúnigo, se presentó en sociedad con bombos y platillos como una opción más sencilla y económica, para competir con las grandes y tradicionales aseguradoras, prometiendo una App para obtener un seguro en minutos y con medidas sencillas, apelando al uso de las tecnologías.

Los supuestos valores del equipo, la rápida respuesta y la calidad y excelencia te la deben.

Lo poco que se puede destacar como de buen funcionamiento es el contratar el seguro, algo insignificante si tenemos en cuenta que se trata en sí de completar un formulario, sería impensado que eso funcionara mal en una empresa que es su vía de ingresos económicos, pero a la hora de mostrar gestión de trabajo es donde realmente es ineficiente y por tal motivo nada recomendable como seguro a contratar.

Uno espera de una empresa que recibe miles de criticas en las redes que mejoren su servicio y especialmente la atención, porque tampoco tienen una cartera de clientes que les permita sentirse cómodos, pero no, son un desastre como empresa.

A la mala atención debo agregar el fraude, ejemplo, te descuentan dos cuotas en 48 hs., reclamas, reconocen el error, pero aducen problemas burocráticos para realizar una transferencia, la propuesta es que ese monto se impute a la próxima cuota, ante una respuesta tan ridícula, hoy en día las transferencias son inmediatas, insisto en la devolución, piden un plazo máximo de 10 días hábiles, que no corresponde y que obvio tampoco van a cumplir, eso sí, muy educados te piden disculpas y te vuelven a ofrecer usar ese dinero mal descontado para otra cuota.

Ante una consulta a la SSN, te responden las vías para denunciar y facilitan los mail de los responsables de atención al cliente, al escribirles a María Ximena Ibarra y Julieta Alonso Konigsbuch, los correos son devueltos con la leyenda de que las cuentas se encuentran deshabilitadas, no atienden los teléfonos y lo único que a la fecha funciona por lo menos en lo que a respuesta de parte de la empresa es el messenger del Facebook, aunque nunca se sabe quien está respondiendo en nombre de la empresa.

Uno de los principales reclamos y que obviamente benefician a esta empresa es la falta de oficinas, ya que solo se conocen dos direcciones físicas, una en Vedia 3892 CABA, que es una especie de Call Center y otra legal en la calle Leandro N. Alem 621, CABA.

Concusión, lo barato termina saliendo caro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.