Córdoba: Una mujer denunció que dejaron morir a su hija con coronavirus en un hospital: «No viene nadie acá, ayudame»

«Ayudame mamá» fueron una de las últimas palabras de la joven. Su familia aseguró que la abandonaron. Los mensajes desesperados que enviaba desde el centro de salud de Córdoba donde estaba internada. El dramático testimonio dentro de la nota.

Una madre denunció que su hija de 32 años y estudiante de enfermería murió de coronavirus en un hospital de Río Cuarto sin la atención correspondiente a su cuadro y afirmó que en sus últimos mensajes de Whatsapp antes de morir la joven contó que la habían dejado sola.

La joven llamada Noelia Mercado falleció el domingo en la sala de terapia intensiva del Hospital San Antonio de Padua, de la ciudad de Río Cuarto, con un grave cuadro de COVID-19. La joven estuvo cuatro días internada con una neumonía bilateral. No estaba vacunada y sufría de obesidad.

Teresa Gutiérrez, su madre, contó que su hija le fue relatando el calvario que vivió en el nosocomio desde su internación. En los mensajes que le enviaba desde el hospital se plasma la desesperación de la joven. “Comprá un oxígeno. Llevame a mi casa. No viene nadie acá. Ayudame por favor, mamá. Sacame de acá. Todos dormidos y yo grito y nada. Ayudame”, son algunos de los mensajes enviados por Noelia desde el hospital.

“Ella me me va manifestando todo lo que esta viviendo ahí adentro”, indicó la madre de la joven. Y reseñó: “Ella estudiaba enfermería y se había llevado termómetro y saturómetro. Me dice mamá, por favor, estoy con 39 de fiebre. Llamaba (a los médicos) y nadie la escuchaba. Pasó hora y media, a veces dos horas, y no llegaban a atenderla. Pedía chata, pedía agua, que la ayudara por favor porque se estaba muriendo, porque ya no saturaba, no tenía más oxígeno”, declaró su madre sobre los dramáticos momentos de su hija.

“Me decía me muero, me muero, me muero. Llevame a un (hospital) privado. No quiero morir así, o al menos quiero una muerte digna”. Y añadió: “Lo más doloroso es que soy enfermera y mi hija estudiante de enfermería y nos toca vivir algo así, por el amor de Dios. No tengo palabras, no tengo consuelo, tengo impotencia, rabia”, reveló la madre.

“Ella estaba con neumonía bilateral. Estaba saturando a 80. ¿Por qué demoraron tanto? Es desesperante. Tengo todos los mensajes de Whatsapp”. Según contó, su hija le decía que divulgaría todo lo que estaba pasando por las redes. “Si me pasa algo hacelo llegar a los medios”, contó.

Magalí Bustos es la hermana de Noelia contó que ella “pedía por favor que alguien le acercara agua a las 12 de la noche”. “Me contestaba por Whatsapp, no podía hablar. Recurría a golpear las cosas para que un enfermero fuera y le llevara agua”, señaló.

Y agregó: “Por una videollamada pude ver que mi hermana tenia toda la boca lastimada con sangre por la deshidratación que el cuadro de COVID-19 hace que tenga. Cuando le consulto si le habían dado agua me dice que sí. Estuvo esperando tres horas reloj por un vaso de agua”, aseguró.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *