Conte Grand cuestionó al Fiscal General de Lomas y dejó sin efecto el desplazamiento de Scalera

El Procurador bonaerense, Julio Conte Grand, dejó sin efecto este miércoles las resoluciones que habían dispuesto el traslado del Fiscal General Adjunto de Lomas de Zamora, Sebastián Scalera, y de otros funcionarios de la Fiscalía General. Justamente, las medidas cuestionadas habían sido tomadas la semana pasada nada menos que por el jefe de los fiscales de Lomas, Enrique Ferrari.

Conte Grand señaló en su decisión que Ferrari “se exorbitó en sus funciones” al separar a los funcionarios de sus funciones. Cabe recordar que el fiscal General de Lomas había pedido el desplazamiento de Scalera pero Conte Grand no le había respondido, por lo que decidió restringirle funciones sin quitarle el cargo.

La resolución de Conte Grand citó, entre otras normas, el artículo art. 21 inciso 2 de la Ley del Ministerio Público (14.442), que atribuye al Procurador General la facultad de «asignar funciones de fiscales departamentales adjuntos a los agentes fiscales que a tal efecto proponga cada Fiscal de Cámaras en su departamento judicial».

También cuestionó que Ferrari disolviera la fiscalía especializada en delitos complejo, donde se investigaba causas complejas como las iniciadas en La Salada.

Otro de los fundamentos de las resoluciones de Ferrari había sido que los funcionarios debían declarar en un expediente en el que se lo investigaba por presunta violencia laboral, y no quería que se vieran influidos al seguir bajo su mando.

Justamente, Conte Grand tomó ese argumento para señalar que iba contra la Ley de violencia laboral que un superior tome medidas como el desplazamiento de lugar sobre empleados que también son testigos en un proceso por ese delito.

De esta manera, se escribió otro capítulo de la interna judicial que atraviesa a los jefes de los fiscales en Lomas de Zamora. No es menor que en su resolución Conte Grand también  pidiera poner en conocimiento de la Secretaría de Control Disciplinario y Enjuiciamiento su resolución. Se trata del organismo en donde se inician los juicios políticos en la Provincia.

Ferrari  había dispuesto que Scalera no trabajara más en las oficinas de la Fiscalía General a pesar de continuar con la condición de Fiscal General Adjunto. Había determinado su traslado al nuevo edificio de las fiscalías de Lomas, ubicado 100 metros de los Tribunales de Larroque y el ex Camino Negro.

Además, había dispuesta la disolución de la fiscalía especial para las megacausas de La Salada que había creado y frente a la cual había dejado a Scalera. Este fiscal quedaba, así, a cargo de esos expedientes que están a un paso de llegar a radicarse en los tribunales a la espera de los juicios orales.

Lo llamativo es que Ferrari no había contado con el respaldo de Conte Grand para el desplazamiento de Scalera. En su resolución había reconocidoque le hizo ese pedido al Procurador el 5 de febrero último y que el jefe de los fiscales no le respondió.

Ferrari, en diciembre último, ya había chocado con una negativa de Conte Grand. Había pedido el traslado de la otra Fiscal General Adjunta, Mirta Gianella. El procurado le negó el pedido y la funcionaria pidió licencia psiquiátrica. Pero Gianella fue más allá: denunció al fiscal General de Lomas por maltrato laboral.

En su resolución, Ferrari había recordado el sumario administrativo que se le inició por la denuncia de Gianella. “Me enteré que algunos integrantes del plantel de la Fiscalía General de Lomas de Zamora, habrían prestado declaración testimonial en dichas actuaciones y, según tengo  entendido, habrían emitido juicios u opiniones personales sobre mi desempeño como Fiscal General Departamental.  Empero, la prudencia me aconseja a tomar medidas para resguardar la libre determinación espiritual y mental de ellos, y relevarlos de lo que podría implicar algún grado de tensión o de comprensible incomodidad de parte de sus personas hacia el contacto cotidiano con la mía, propio del trabajar bajo un mismo techo”, planteó el fiscal General de Lomas, en una de las resoluciones dejadas sin efecto por su jefe, Julio Conte Grand.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *