Clínica Avellaneda Medical Center, ¿un centro de salud a la deriva?

La Clínica Avellaneda Medical Center es uno de los principales centros de salud de PAMI en la localidad de Avellaneda, su reputación oscila según la complejidad de los casos y dependiendo de la suerte del paciente, ya que si algo caracteriza el lugar es que no posee responsables médicos y directivos informados al público, algo que las autoridades que habilitaron este lugar deberían exigir se cumpla.

Actualmente con la excusa de modificaciones los llamados se centralizan en un solo número donde terminan todas las opciones y es en la oficina de administración, es decir, empleados administrativos deben poner la cara con los reclamos que reciben sin que puedan resolver algo porque escapa a sus funciones.

Pretender recibir una respuesta de algún responsable en el lugar es una misión imposible, nadie dice saber quién es el responsable médico o los dueños, no saben un mail o teléfono al que uno pueda llamar, entonces insisto, ¿nadie controla estas irregularidades?, si hay ineficientes en el Ministerio de Salud, se supone que PAMI debería tener auditores que evalúen la forma y cómo se prestan los servicios, vale recordar que la clínica tuvo varias denuncias de sobrefacturar al PAMI y con más razón deberían auditar el servicio.

Durante tres días intenté contactar a alguien que pueda dar información concreta, ya que según una médica clínica de piso, la clínica solo cuenta con servicio de ecografía una vez por semana y si un paciente ingresa un miércoles, deberá esperar internado hasta el martes próximo, más allá de lo ridículo de la situación, porque no se trata de un equipo de alta complejidad, de hecho hasta se venden por ML y los veterinarias de la zona poseen ecógrafos, es inaceptable que una clínica, principal prestador zonal de PAMI no disponga de un equipo y así los pacientes deban esperar internados con todos los riesgos que ello implica más cuando existe un rebrote de COVID y se ingresa a las internaciones sin que se solicite certificado de vacunas.

Demorar las intervenciones lleva a complicar los cuadros clínicos de los pacientes y eso es responsabilidad de la clínica no del paciente, que siempre es el único perjudicado, porque lo sencillo arrastra las dificultades lógicas de un cuadro no tratado en tiempo y forma, las excusas son un tema interno y de la clínica no de los pacientes.

Hoy en el tercer día de intentar que alguien explique lo inexplicable, porque por los feriados no concurren los responsables de la administración, está a cargo de la clínica la Dra. Sara Lucía, como coordinadora de médicos, pero a pesar de que se le aviso varias veces que la esperaba para clarificar la situación y exponer la preocupación por la falta de controles respecto del COVID la misma nunca apareció, así atienden y trabajan en la clínica, razón por la cual se le solicitará al Ministerio de Salud y al PAMI que sean ellos los que den las explicaciones de la falta de información y atención a quienes tienen un familiar internado en el lugar, es evidente que a los dueños del lugar no les interesa su imagen, no les importa brindar un buen servicio porque al parecer cobran igual y nadie controla.

Es una vergüenza que no informen y nadie de la cara, es un centro de salud, la información debe ser clara y transparente, salvo que haya cosas que ocultar.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

2 comentarios de “Clínica Avellaneda Medical Center, ¿un centro de salud a la deriva?

  1. La verdad que esa Clinica debería cerrar sus puertas, el dueño Roberto Bustamante, es un sinverguenza, mas alla si fue medico o no, es un político caradura!!!, contrata los servicios de Cirujanos algunos inoperantes y el servicio de atención deja que desear, mi Padre ingresó a esa clinica por una Vesicula programada con todos los Estudios Previos y el cirujano Roberto Santoro especialista en Cara y Cuello lo opero, mas allá que a nosotros nos dijeron ellos mismos que son un equipo, un equipo inoperante!!. Le perforaron la bilis, los intestinos y mi Padre no la pudo contar lo tuvieron dos meses con isotropicos y lavando el cuerpo con Dialisis, por una CIRUGIA DE VESICULA que pudo realizarse de manera convencional, pero hicieron cagadas, y mi padre joven, no pudo resistir. Ojo el Karma vuelve!. uno politico y el otro medico. La clinica no cuenta con los servicios higienicos necesarios para las terapias, el servicio de limpieza es un desastre!!, siguen construyendo con los pacientes delicados, con el material toxico, solo te barbijos, cuando ni ellos lo tienen.
    POR FAVOR QUE CIERREN SUS PUERTAS Y METAN PRESO A ESE DELICUENTE DE BUSTAMANTE!!

  2. Liliana gracias por tu comentario y desde ya si querés contarnos el caso de tu padre en datalle, ayudará a poder hacer una nota sobre el caso y que no quede en el anónimato y la injusticia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *