Ciccone, cerca de cerrar un contrato para imprimir un millón de patentes

Es un negocio de 10 millones de dólares. El expediente, a la firma del ministro Alak.

La ex Ciccone Calcográfica está a punto de alzarse con otro multimillonario negocio otorgado por el Gobierno. Además de imprimir billetes, es muy probable que confeccione más documentos de seguridad y relevancia públicas : las patentes de un millón de autos.

Se trata de un contrato por el que podría cobrar alrededor de 10 millones de dólares.

Ciccone, hoy llamada Compañía de Valores Sudamericana (CVS), presentó el precio más bajo para imprimir chapas de vehículos a través de la Asociación de Concesionarios de Automotores (ACARA), un organismo privado pero que depende del Ministerio de Justicia , que delegó en él la confección de la documentación vehicular.

Clarín  informó en su edición del 10 de febrero que Vandenbroele había presentado a su empresa en las licitaciones 28-11, 27-11 y 24-11 de ACARA. Se trataba de las compulsas de precios relativas a la impresión de cédulas y patentes de autos y motos.

Desde ACARA informaron a este diario que, al menos en la licitación referida a la confección de un millón de patentes de autos, la ex Ciccone resultó ganadora.

El paso burocrático que falta para confirmarle la adjudicación de ese negocio es una firma del ministro de Justicia, Julio Alak.

El funcionario aun no tomó una decisión respecto a ese expediente. Se encuentra frente a una encrucijada. Ocurre que la empresa que presentó el segundo precio más bajo para imprimir las patentes es Erich Utsch Sudamericana, socia de Boldt, la compañía a la que el vicepresidente, Amado Boudou, acusa, solo desde la retórica, de haber promovido una campaña en su contra (ver Boldt…).

Si bien la ex Ciccone presentó el precio más barato para hacer las patentes, lo cierto es que su situación administrativa y judicial es compleja.

¿Debe el Gobierno otorgarle la impresión de la identificación de los autos a una empresa investigada por lavado de dinero? ¿Quiénes son los verdaderos dueños de la ex Ciccone? ¿Sus papeles están efectivamente en regla? Todos esos interrogantes son investigados por el fiscal Carlos Rívolo y el juez federal Daniel Rafecas en una causa en la que se investiga si el vicepresidente Amado Boudou, siendo ministro de Economía, cometió el delito de tráfico de influencias  en favor de la ex Ciccone.

En sus épocas de ministro, Boudou solía reunirse con las autoridades de ACARA. Incluso alguna vez fue la figura central de un evento de esa organización. Las fotos de esa reunión se encuentran en la Web.

Vandenbroele llegó a la conducción de la ex Ciccone en julio del 2011. Ya en aquel momento parecía tener claro que lograría al menos dos negocios gracias a sus contactos con el Gobierno. En como mínimo dos reuniones con sus empleados, se sinceró y dijo que los trabajadores de la empresa tenían que quedarse tranquilos porque la firma imprimiría “papel moneda” y también “las patentes”. Para lograrlo, dijo, debían “pasar las elecciones”.

Hay decenas de testigos de esas escenas.

Las elecciones presidenciales, efectivamente, pasaron. Las promesas de Vandenbroele a sus empleados están a punto de cumplirse: la ex Ciccone hará billetes.

Y, es muy probable, patentes de autos.

Boldt va por las de motos

Las licitaciones de precios de ACARA por la impresión de patentes para autos y motos se complejizaron políticamente. Ocurre que, en las dos compulsas de precios, la ex Ciccone Calcográfica compitió contra Erich Utsch Sudamericana, socia de Boldt, a quien el vicepresidente, Amado Boudou, eligió como rival en su retórica para intentar defenderse de las acusaciones judiciales que pesan en su contra. La ex Ciccone propuso el menor precio para hacer la documentación de los autos, aunque una pericia técnica sobre esa empresa referida a este tema tuvo un resultado negativo. Pero en la competencia de precios por las patentes de motos, Erich Utsch le ganó a la ex Ciccone. Alak se enfrenta ahora a un dos opciones difíciles: otorgarle un negocio a la ex Ciccone, investigada por lavado de dinero; cuando a la vez debería hacer lo mismo con Boldt, nueva enemiga de su Gobierno.

Fuente:Clarín

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.