Castillo desde la prisión: “Ritondo no puede hablar porque es un mafioso más”

  El administrador de la Feria Punta Mogote y hombre fuerte de La Salada, Jorge Castillo, habló desde la alcaidía de Melchor Romero en La Plata donde se encuentra detenido, acusado de comandar una asociación ilícita para cometer distintos delitos en esa zona de Ingeniero Budge. “Ritondo no puede hablar de mafias porque es un mafioso más. Maneja la hinchada de Chicago”, disparó el detenido y le apuntó al ministro de Seguridad provincial.

Castillo brindó una entrevista a Telefé noticias, en la que volvió a insistir es que es “un preso político”. Respecto a la acusación de asociación ilícita, afirmó: “no soy parte de nada”. Castillo está con prisión preventiva junto a otras 23 personas, entre ellas varios policías y un abogado.

Castillo apuntó contra el ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Cristian Ritondo, y al jefe de Gabinete de esa cartera, Marcelo Rocchetti, a quien acusó de decirle que lo iba “a destruir”. Más adelante en la entrevista insistió en que “la política está metida” en la causa y que “están intentado meterse en el negocio”.

“Vamos a ver quién quiere manejar el negocio de La Salada y de qué forma, porque nosotros tenemos todo en blanco como marca la ley y no se pueden quedar con el negocio”, desafió el administrador de Punta Mogote..

Y volvió a apuntar contra el ministro de seguridad provincial: “Ritondo no puede hablar de mafias porque es un mafioso más. Maneja la hinchada de Chicago”.

Tras denunciar que el funcionario provincial “les baja droga a los barras de Chicago”, pidió que “investiguen cuántos empleados tiene Chicago en el gobierno de la Capital Federal y cuántos empleados tienen los barras en el gobierno de la provincia de Buenos Aires”.

Al hablar de mafias, Castillo también acusó la Policía de dar “protección” en una “pelea por territorio”. Tras admitió que en La Salada y sus cercanías hubo muertes y coacciones a los puesteros, explicó que se registraron “ajustes de cuenta por todos lados, pero es un tema policíaco”.

Consultado sobre su relación con el suboficial de la Bonaerense Héctor Esteban «Taco» Peralta – prófugo en la causa -, reconoció que “hacía adicionales para mí”. “Él trabajaba para la Departamental. En el horario que tenía libre, acompañaba a hacer bancos a mis empleadas, yo le pagaba aparte. Me iba a buscar, porque me querían secuestrar, y me llevaba hasta la feria”, explicó Castillo.

Cuando pudo escuchar los audios de su hermano, Hugo y su sobrino Adrián, en el que hablan de “agarrar a cañazos” a una persona que presuntamente les robó, el “Rey de la Salada” reconoció las voces pero advirtió que “no tengo nada que ver con eso, no tengo conexión con ellos”.

“Hace unos 12 o 15 años que no tengo contacto directo con mi hermano por peleas estúpidas que tuvimos hace tiempo. Cada uno se tiene que hacer cargo de lo que dice. No tengo relación, ellos se dedican a una cosa y yo a otra”, señaló Castillo. “Busquen cuántas escuchas tienen mías. No estoy relacionado en los negocios que ellos tienen. Hay que ver a que se refieren”, añadió.

En otro tramo de la entrevista, admitió que “había puestos ocupando las calles” y que “la empresa” cobraba “los puestos en la vereda”. “Si vos no ocupas el espacio público en La Salada, lo ocupa otro”, justificó Castillo, para luego agregar que “hace más de diez años que se están cobrando puestos en la calle”, y preguntó “¿quién daba la protección para que estas bandas cobraran”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.