Campagnoli dice tener «pruebas suficientes» para detener al jefe de la Policía de la Ciudad

  Campagnoli no sólo tendría precisos testimonios que complican al comisario bajo sospecha de corrupción. Se habrían encontrado notas en un cuaderno del prófugo comisario Villareal.

El golpe institucional es fuerte, pero la crisis es aparentemente pasajera en los cálculos privados del Ministerio de Seguridad porteño conducido por Martín Ocampo.

De acuerdo a fuentes confiables del Ministerio de Seguridad, el comisario José Pedro Potocar, jefe de la Policía de la Ciudad, se encuentra suspendido hasta nuevo aviso como consecuencia de su posible involucramiento en la causa llevada adelante por el fiscal José Campagnoli, que está abocado a investigar hechos de corrupción relacionados a la recaudación de fondos de parte de dos comisarías porteñas, mediante un ajustado sistema de trapitos y protección brindada a comercios.

A raíz de estos hechos, se comenta sobre una suspensión propuesta por altos los jefes políticos del comisario cuestionado, la cual ha sido aceptada de común acuerdo. Concretamente se estima que el jefe de la Policía de la Ciudad, que lleva poco más de 140 días en su cargo, podría retornar a sus funciones una vez que «todo se aclare».

Entre tanto, el expediente investigado por Campagnoli fue firmado por el juez Ricardo Farías; mientras que por su lado, Potocar se presentaba a aclarar su situación este mismo lunes.

De todos modos, ni para el fiscal Campagnoli ni para su equipo de apoyo, las cosas no son tan sencillas; de hecho, Campagnoli asegura tener las «pruebas suficientes» para detener a Potocar.

El juez no solo tendría a su disposición «declaraciones muy precisas que lo complican» sino también anotaciones hechas en un cuaderno del principal prófugo de la causa, el comisario Norberto Villareal, ex titular de la dependencia número 35 sobre la calle Cuba en Núñez, buscado intensamente hace siete meses por la división Búsqueda de Prófugos de la PFA, ahora con apoyo del CUFRE, el Comando Unificado Federal de Recaptura de Evadidos.

Potocar se encuentra observado bajo la lupa de Campagnoli por el supuesto delito de asociación ilícita, por su aparente vínculo con Villareal que habría tenido su inicio, al menos, en enero de 2016 cuando Villareal asumió en la 35°.

Potocar, en ese entonces, era el jefe de la Dirección General de Comisarías. «Hay bastante, pero también hay que profundizar», sostuvo una fuente confiable de la causa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.