CABA: La gente disfrutó de las actividades al aire libre en el primer día de autorización

Runners, en bici o en rollers, el primer día de salidas al aire libre autorizadas por el Gobierno porteño,  estuvo colmado de gente. 

Correr, andar en bici o en roller, sin tapabocas, por los parques y plazas cercanos al domicilio, fueron las actividades que el Gobierno porteño autorizó realizar a partir de este lunes. En el Parque Centenario luego de las 20 una multitud de personas retomaron su actividad física desde el inicio de la cuarentena. También abrieron sus puertas los comercios de ropa y calzado con su protocolo correspondiente.

El Parque Centenario se llenó de vecinos, una imagen que se repitió  tanto en Palermo, como en Plaza Irlanda y muchas otras  plazas y otros parques porteños.

La Subsecretaría de Deportes de la Ciudad y la Comuna 6, quienes tratan de que se mantenga el distanciamiento social requerido,  fiscalizaron la explosión de runners que se vio en el perímetro del Parque Centenario, al igual que en otros parques.

Daniel, de 69 años, dijo a Télam que vive a “unas cuadras y tenía ganas de venir porque estaba esperando este día. Tendrían que haberlo hecho antes, pero fue muy positivo”.

Iván y Eliseo, quienes corrían con barbijo, dijeron que es la primera vez lo hacen: “antes de la cuarentena no veníamos, pero hace tres meses que estábamos sentados y comiendo en casa, así que arrancar costó bastante”.

También abrieron hoy locales de indumentaria y zapaterías de cercanía, bajo estrictas medidas de higiene, distanciamiento y sin probadores.

En la mayoría de las vidrieras de la avenida Santa Fe, por ejemplo, pueden visualizarse carteles que advierten sobre las compras online, por whatssapp y la entrega a domicilio, pero con los locales vacíos.

Varios  comerciantes esperan que la apertura aumente sus ventas, pero expresaron la dificultad de vender a través de las redes sociales, o desde la puerta del local, sin que la gente pueda probarse la mercadería.

Según los comerciantes,  esta nueva modalidad requiere el doble de trabajo ya que deben estar constantemente respondiendo varias consultas que los clientes realizan online sobre talles, materiales, medidas, entrega, cambios o devoluciones.

Una empleada de zapatería ubicada al 2.000 de la avenida Santa Fe dijo que “estamos constantemente subiendo a las redes sociales fotos de los productos y respondiendo dudas”.

Por otro lado aseguró que si bien abrieron el local, atienden desde la puerta y sin que el comprador pueda probarse, lo que promueve que “muchos no realicen la compra por inseguridad o porque no saben si el zapato les quedará cómodo«.

En cuanto al cambio de los productos, dijo que luego de hacer el canje se realiza el aislamiento por 24 horas de la mercadería devuelta.

Por su parte, el empleado de un negocio de lenceria dijo que no permiten que nadie ingrese al local y que solo hacen ventas a través de la página web.

Estamos muy preocupados porque es difícil vender ropa interior sin que la clienta pueda probarse porque a pesar de conocer el talle, todos los modelos son distintos”.

Así mismo,  expresó que los cambios son “muy estresantes” porque es importante pensar «el circuito de devolución y aislamiento del producto», así que están trabajando en resolver eso.

«No abrimos al público porque no tiene sentido para nosotros, los chicos no van a venir a probarse ropa«, sostuvo la empleada de un local de ropa infantil.

Respecto a los tiempos de entrega y cambios, dijo que todo eso se maneja de manera remota y solo por la web.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.