Brasil:Se profundiza el reclamo policial en Bahía y se espera otras policías adhieran a la huelga

Hubo 59 asesinatos en 4 días de huelga, un 117% más que el año pasado. Dilma Rousseff ya mandó a 2.600 militares y tiene preparados otros 10.000. Una enérgica respuesta para evitar que en otros estados brasileños imiten la protesta.

El escenario de uno de los carnavales más callejero del mundo está militarizado. La ola de violencia que desató la falta de policías –que desde el martes están en huelga– sigue en Salvador de Bahía. En 30 horas hubo 59 asesinatos, un 117% más que el promedio registrado durante esta misma época en el año pasado. El gobierno de Dilma Rousseff ya mandó 2.600 militares y asegura que están listos otros 10.000. Faltan once días para el inicio del carnaval y la ciudad aún espera a cientos de miles de turistas. Y el panorama puede ser peor: una huelga similar está anunciada para la próxima semana en Río de Janeiro, otro importante centro turístico de Brasil.

De los 59 asesinatos en Salvador, 30 se produjeron en las últimas 48 horas. También se registraron 20 saqueos y ocurrieron desde el inicio de la medida de fuerza, el martes.  “Estas cifras muestran un alza del 117% en el número de homicidios registrados en igual período de 2011”, informó ayer Agencia Brasil , estatal. Un policía vestido de civil fue asesinado por la mañana en una avenida de Salvador. Tenía 15 tiros en la cabeza. En la noche del viernes una mujer, que amamantaba a su bebé, murió baleada por un grupo de desconocidos que se dio a la fuga en un auto en la Plaza Piedad, en el centro de la capital bahiana, en el noroeste de Brasil. También fue muerto un músico del grupo Olodum.

Otro ataque de varios hombres armados ocurrió en el barrio Cosme de Farias, periferia de Salvador, dejando al menos un hombre muerto en las últimas horas del viernes cuando tropas del Ejército comenzaron a patrullar el Pelourinho, principal punto turístico, y otras áreas estratégicas para restablecer el orden.

La ciudad debe y tiene que recuperar la normalidad, salgan a las calles, vivan la vida normal ,” dijo el general Diaz Gonzalvez, de la Sexta Región Militar, con jurisdicción en Bahia, estado que será una de las sedes de la Copa del Mundo de 2014 y conocido por la belleza de sus playas que en enero fueron visitadas por Rousseff, el ex crack Ronaldo y miles de turistas.

Pero un clima de pánico dominó a la población el viernes, lo cual es “parte de una guerra psicológica, una estrategia del movimiento (huelguista)”, aseguró el titular de la cartera de Justicia, José Eduardo Cardozo, quien viajó a Salvador para supervisar en persona la crisis. El “Operativo Ley y Orden” cuenta con “más de 3.000 hombres” de las Fuerzas Armadas, Policía Federal y Fuerza Nacional (integrada por policías de varios estados) en lo que “tal vez (sea) el mayor contingente operacional que se desplazó en operaciones de esta naturaleza,” dijo el funcionario. Paralelamente están listos para embarcar, si fuera necesario, 10.000 militares desde Fortaleza, en el estado nordestino de Ceará, donde una medida de fuerza policial puso en vilo a la seguridad el mes pasado. La enérgica respuesta del Palacio del Planalto parece ser una advertencia ante el clima de insubordinación que se observa en varias policías estaduales . En Salvador, los 10.000 policías en huelga –de un total de 32.000– piden un aumento del 50% del sueldo y mejoras en las condiciones de trabajo. Ayer no se descartaba que las policías militarizada y de investigaciones de Río de Janeiro inicien una huelga la semana próxima pidiendo lo mismo.

Pero la ocupación militar de Salvador trajo un cierto clima de tranquilidad en la tarde de ayer, cuando en las principales playas habían bastantes turistas. “ El movimiento aún no es normal, pero mejoró mucho ” dijo la comerciante Maria José Barbosa Teixeira, de 52 años, dueña de un puesto de bebidas en la playa Porto da Barra. Mientras tanto las tropas patrullaban Salvador, que se prepara para recibir a cientos de miles de turistas para el carnaval, mientras los comercios reabrían sus puertas.

A pesar de esto, los efectos de las noticias sobre la inseguridad ya se sienten.

El 10% de las reservas aéreas y de hotel fueron canceladas , informó a O Globo  Pedro Galvao, presidente de la Asociación de Agencias de Viajes de Bahía.

El gobernador de Bahía, Jaques Wagner, denunció que algunos delitos pudieron ser cometidos por orden “de los líderes del movimiento”. Es una “tentativa de guerra sicológica para forzar una negociación,” aseguró.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.