Azul: Detienen a militante social por protestar contra las medidas políticas de CAMBIEMOS

  Griselda Altamirano, líder del movimiento «1° de Octubre» quedó aprehendida por la toma de la Municipalidad de Azul, que inició el lunes por la tarde y se extendió hasta la mañana del martes.

El edificio comunal fue ocupado por 50 personas, en su mayoría mujeres y niños, en rechazo a la política económica de Cambiemos. El grupo fue desalojado por el Cuerpo de Infantería, en un marco de tensión, en el que se produjeron destrozos en el edificio y detuvieron a la líder del movimiento, y a cuatro personas más.

El procedimiento fue llevado a cabo a partir de una orden dictada por la Fiscal Laura Margaretic luego de la denuncia realizada por el Ejecutivo Municipal. Tras declarar en los Tribunales de Azul, Altamirano fue trasladada en las últimas horas a la ciudad de 25 de Mayo donde seguirá detenida, mientras que sus compañeros fueron liberados.

La medida impulsada por la organización social también incluyó la toma de la sede del Ministerio de Trabajo en Tandil. Pero allí, los manifestantes se comprometieron a salir por su propia voluntad, evitando lo ocurrido en Azul.

“Es insólito”

En conferencia de prensa, el intendente municipal Hernán Bertellys sostuvo que el desalojo fue realizado pacíficamente por un 80 por ciento de personal policial femenino, “quienes se encargaron de invitar a salir a las mujeres y niños, poder contener sin violencia”. Y remarcó que el fin era “preservar la integridad de los menores presentes cuyos derechos son violados utilizándolos como escudos para este tipo de acciones que rozan la delincuencia”.

El alcalde -enrolado en el oficialismo bonaerense- contó que junto a la fiscal habló previamente con los manifestantes. En este marco, “se comprometieron a colaborar para que se haga en forma organizada (el desalojo) pero lo cierto es que luego se tuvieron que forzar las puertas para ingresar”.

Respecto al pedido efectuado por la Agrupación para levantar la medida de fuerza expresó que “era irreal” ya que “pidieron cosas que son insólitas e imposibles, especialmente para que un intendente las pueda ni siquiera negociar”.

Entre estas se enumeró: trabajo genuino y digno por encima del límite de la pobreza, tierra para trabajar, viviendas sociales, emergencia habitacional y nutricional, elevar el salario mínimo vital y móvil y la jubilación mínima a 15 mil pesos, pase a planta permanente a los trabajadores del estado, derogación de la ley antiterrorista y la inconstitucionalidad del protocolo antipiquete. “Es decir es la toma de un municipio reclamándole al gobierno nacional”, indicó Bertellys.

Las familias azuleñas que estaban presentes en la toma no solicitaron asistencia particular sino un apoyo a estas consignas de la agrupación “que ha tenido un protagonismo fuerte en la ciudad de Tandil donde ya no actúan porque la justicia se lo ha impedido en reiteradas oportunidades”, añadió.

“Un acto represivo”

La detención de Griselda Altamirano originó momentos de tensión por la mañana del martes, cuando en inmediaciones de la Comisaría azuleña, manifestantes pidieron su liberación. Por la tarde, cuando ingresaba al palacio de Tribunales local para brindar una declaración indagatoria, la referente de la 1 de octubre apuntó contra el Presidente Mauricio Macri y el intendente Hernán Bertellys.

Altamirano calificó lo sucedido “como una clara medida represiva del gobierno de Macri y de Bertellys dentro del Frente Cambiemos”, ya que la policía rompió puertas y ventanas para ingresar a la Municipalidad. También, le pidió a sus compañeros de la 1ro de Octubre que no abandonen la lucha contra el plan económico de Cambiemos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.