Avellaneda:Falleció el joven internado en el Hospital Fiorito y que denunciaron fue golpeado por policías

Jonathan Damián Alí, el joven de 19 años que permanecía internado en el hospital Fiorito luego de recibir un disparo en la espalda al intentar efectuar un robo, falleció el lunes. Sus padres habían denunciado que el chico había recibido una golpiza mientras estaba internado, no obstante de acuerdo a los resultados de la autopsia que se conocieron en la tarde de ayer, la causa de la muerte fue «un proceso de infección generalizada en el que no se detectaron traumas».

El joven de 19 años que permanecía detenido y cuya familia había denunciado la semana pasada que había sido golpeado por dos policías mientras permanecía internado en el Hospital Fiorito, de Avellaneda, falleció el lunes. No obstante, según la autopsia practicada ayer al cuerpo de Jonathan Damián Alí en la morgue judicial de Lomas de Zamora, el deceso se debió a “un proceso de infección generalizada”.

La necropsia indica que el motivo de la muerte no tuvo que ver con torturas ya que, según la misma, «hasta el momento no se detectaron traumas».

“La muerte fue el lunes a las 18:00 hs. aproximadamente. En ese momento seguía internado en el hospital”, confirmó el Fiscal que lleva adelante la causa, Alejandro Rojas.

Horas después se supo con precisión que la causa de la muerte “fue un proceso de infección generalizada”.

El hecho con final trágico tuvo su inicio a mediados del mes pasado, cuando lo hirieron en la columna tras intentar asaltar a un grupo de personas en San Pedro, entre las que se encontraba un policía. Por ese motivo, el joven había sido trasladado a ese centro asistencial de Avellaneda, en el que lo operaron y donde luego permaneció con una constante vigilancia policial.

La situación comenzó a complicarse cuando los médicos iban a darle de alta ya que, repentinamente, el estado de Jonathan empeoró y la familia denunció que la desmejora era producto de una golpiza que recibió durante los días de internación.

Ante esto, los padres del detenido, luego de asesorarse en la Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI), realizaron la denuncia por “torturas” en la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 3 descentralizada de Avellaneda, a cargo de Rojas.

La hipótesis había sido negada por la Policía y respaldada por la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de Buenos Aires (CICOP), desde donde afirmaron que «por acción u omisión” la fuerza de seguridad “aparece como la responsable directa del hecho».

Ante esto, se inició la investigación, que recién tuvo resultados contundentes con la autopsia practicada ayer.

“Se avanzó con muchas declaraciones testimoniales del personal médico, del director del hospital y de la gente que, aparentemente, había escuchado o visto una serie de golpes, pero todavía no se pudo determinar nada porque nadie pudo confirmarlo y ahora se había complicado la situación con lo que ocurrió el lunes”, relató Rojas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.