Avellaneda: Obras para pocos y caos para muchos

Cuesta imaginar los millones que el municipio de Avellaneda gasta en apuntalar la campaña de Magdalena Sierra como concejal y esto lo destaco porque imaginen lo que nos va a costar su campaña para la intendencia si es que no regresa su esposo Jorge Ferraresi.

Por un lado hay que reconocer que se han realizado obras de calidad y eso está muy bien, lo que no está bien y es para criticar es darle prioridad a las obras para mostrar y que disfrutaran unos pocos, mientras se trabaja con negligencia en las obras públicas que afectan a miles de vecinos a diario.

Inaugurar piletas y predios deportivos es una gran noticia, pero ni se compara con la cantidad de vecinos y ciudadanos que circulan por el partido de Avellaneda y encuentran que donde había calles en buen estado, el municipio con sus obras las dejó en pésimas condiciones, así es muy fácil terminar rompiendo una llanta, pinchando o rompiendo el auto.

Obviamente de esos gastos nadie se hace cargo y el intendente interino Alejo Chornobroff solo está para aplaudir en las fotos y posar como puede con ese look ridículo de pantalones ajustados cuando el cuerpo no ayuda.

En la intersección de las calles Anatole France y Mansilla, el municipio colocó hace meses un cartel anunciando obras, obras millonarias que financiamos todos, supuestamente para mejorar, pero NO, es evidente que nadie controla nada y entonces se gastan millones para terminar jodiendo al vecinos al dejar la calle intransitable.

Será que el secretario de obras públicas del municipio Gastón Darío Seillan, no está capacitado para el cargo?, vaya uno a saber por qué de tener un ingeniero pasamos a un egresado de la escuela técnica, es decir, bajamos la formación profesional y las cosas se hacen mal, es eso o se está ahorrando para derivar dinero a las campañas políticas, esto no es una opinión, se puede ver en muchas calles del partido de Avellaneda.

Terminen con el circo y gobiernen con responsabilidad.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *