Avellaneda: Matan a un vecino en Gerli por un supuesto incidente de tránsito

Una vez más un vecino es asesinado en Avellaneda por un delincuente que se movilizaba en moto y una vez más queda en evidencia que en la localidad de Gerli los vecinos están a su suerte porque no hay cámaras para prevenir que funcionen o estén monitoreadas, ni presencia de móviles policiales, a diario se ven motos sin patente, robando o vinculadas a distintos delitos por conocidos personajes de la zona.

Un automovilista de 33 años fue asesinado de una puñalada en el tórax por un motociclista que tras una discusión de tránsito lo siguió hasta su casa en la localidad bonaerense de Gerli, en el partido de Avellaneda, donde además de atacar al hombre, le produjo un corte en el rostro a la tía de la víctima y huyó, informaron fuentes policiales.

Si bien trascendió hoy, el hecho ocurrió el sábado en un domicilio de la calle General Paz al 1600 de la mencionada localidad del sur del conurbano, donde vivía la víctima, identificada como Alan Osvaldo Lipovsky (33).

La tía de la víctima le contó más tarde a la policía que su sobrino llegó a la casa en su automóvil Chevrolet Corsa, patente FMA971, y detrás de él estacionó una moto de la cual bajó su conductor, un hombre de contextura física robusta que vestía pantalón corto y una camiseta de fútbol del club Rosario Central.

Ese hombre, sin mediar palabra, increpó y atacó a trompadas a Lipovsky y tras esa primera pelea, el agresor se fue del lugar en la moto.

Siempre según contó la testigo, ella y su sobrino se quedaron dialogando y allí Alan le explicó que había tenido un alterado de tránsito con el motociclista.

Pero diez minutos más tarde, el agresor regresó, esta vez a pie y con un elemento que describió como un “hierro brillante” con el que primero atacó a la tía de Lipovsky, identificada como María Fleitas, a quien le provocó un corte en el rostro.

Luego de ello, Lipovsky intervino y esta vez el atacante, con el mismo elemento, le dio a la víctima una puñalada en la zona intercostal izquierda, tras lo cual escapó corriendo por la calle De la Serna.

Lipovsky fue trasladado al Hospital Fiorito de Avellaneda por sus propios familiares, pero allí, pese a los intentos de los médicos, falleció por la gravedad de la herida recibida.

Fuentes de la investigación, a cargo de la fiscal Alejandra Olmos Coronel, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 1 de Avellaneda, y de la comisaría 6ta, de Gerli, indicaron que el presunto autor del hecho ya estaría identificado y buscaban a un tal «Joni»

La fiscal ya ordenó un relevamiento de cámaras de seguridad que hayan captado los momentos previos y posteriores al crimen, y otras tareas investigativas para dar con el autor del hecho.

La causa está caratulada como “homicidio”, delito que prevé una pena de 8 a 25 años.

La madre del joven pide justicia

Le sacó la vida a mi hijo. Esta persona está identificada”, dijo la mujer, quien destacó el trabajo de la policía pero reclamó más trabajo por parte de la fiscal a cargo de la causa, Alejandra Olmos Coronel, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 1 de Avellaneda. “Me robó la vida de mi hijo, yo quiero justicia. Quiero que se muevan, quiero que esta gente pague”, agregó Cristina, quien además, aseguró que por lo que luego le contaron los vecinos, el autor del crimen de su hijo “dejó inválida hace dos años a otra persona y estaba libre”.

La madre contó que ella corrió detrás del agresor y vio que se subió “a una camioneta tipo Trafic”, pero que luego escuchó que su hijo le gritaba: “Mamá, me dio un puntazo, llevame al médico”. “Subió al auto con sus últimas fuerzas y se desvaneció sobre mí, y así manejé hasta el hospital Fiorito. Su vida se fue y me quedé sola para siempre, no tengo a más nadie en la vida”, afirmó en llanto la madre de la víctima.

La propia mujer que fue testigo explicó que fueron dos personas distintas las que fueron a su casa y que por lo que le dijeron serían “padre e hijo”. “El primero que vino, yo alcancé a verlo desde la ventana de mi cuarto. No era una persona tan grande. La persona que vino después era una persona muy robusta, de 1,70 o 1,75 (de altura)”, describió.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.