Olavarría:El Jefe de la Unidad Nº 38 de Sierra Chica fue denunciado por presuntas irregularidades

La acusación fue realizada por tres detenidos y compromete al Prefecto Mayor Mario Aranda, actual director de la Unidad 38 de Sierra Chica, durante su gestión en una cárcel de San Martín y a otros jefes penitenciarios. La denuncia indica que los internos habrían sido liberados en reiteradas ocasiones para robar autos, y dan cuenta de irregularidades vinculadas con ingreso de drogas y desarmaderos que funcionarían dentro del penal.

Un interno de la Unidad Penal Nº 48 de San Martín denunció que el actual director de la Unidad 38 de Sierra Chica y otros jefes penitenciarios lo habrían liberado en reiteradas ocasiones para robar autos, facilitándole partes de uniformes del Servicio Penitenciario Bonaerense, teléfonos celulares y armas.

El hecho fue revelado el pasado domingo por el diario capitalino Página 12 a través de la pluma de Horacio Verbitsky. En el artículo se indica que tres detenidos contaron a distintos magistrados que los sacan a robar entre la noche y el alba, con ropa y armas del Servicio, que los desarmaderos funcionan en las propias cárceles, donde también se venden estupefacientes. A quien se niega le violan la mujer o lo asesinan. Fiestas nocturnas con alcohol y prostitutas y tiro al blanco sobre los detenidos.

El detenido tiene 32 años –a quien el diario protegió con el seudónimo “Erre Jota”- y purga una condena por robo. La denuncia inicial la había hecho el 28 de febrero una tía de Erre Jota, quien contó que su sobrino le había dado el chip para que bajara las imágenes y le había pedido que se lo devolviera en la siguiente visita.

Erre Jota contó que temía por su seguridad y la de su familia, ya que en 2008 se negó a matar a un hombre, como le exigían los penitenciarios, y su mujer recibió amenazas que se cumplieron cuando fue violada como advertencia para él. Desde entonces aceptó “realizar los trabajos que ellos me pedían, ya que mi familia se halla constantemente amenazada”.

Dijo que el director y el subdirector del penal y el jefe de complejo en ese momento, prefecto mayor Mario Aranda, quien desde el 20 de diciembre de 2010 se desempeña como titular de la Unidad Penal Nº 38 de Sierra Chica; prefecto Horacio Ruiz e inspector mayor Claudio Molina lo pusieron al frente de un grupo que ya integraban otros detenidos y les señalaron los modelos de autos que debían robar: Peugeot 307 y 405.

En la nota de Verbitsky, además se denuncia que los internos eran liberados para robar de las 23:00 a las 6:00 del día siguiente, “hora en que las personas decentes que claman por más seguridad se encierran en sus casas para protegerse de los delincuentes”.

Si no regresaban antes de esa hora se denunciaría la evasión. Para llegar a la salida del penal les suministraban partes de uniformes del Servicio Penitenciario Bonaerense, armas y teléfonos celulares.

Una vez en la calle usaban esos teléfonos para llamar a conductores de remises que formaban parte de la combinación. Los autos que se roban, entran al sector de Talleres de la Unidad, que funciona como desarmadero. “Ahí hay un taller, donde un grupo de internos que saben de mecánica, manejados por el director y el jefe de penal, los desarman para la venta de autopartes”, indicó el interno y agregó que les pagaban 1000 o 1500 pesos, según los autos y les anotaban concepto favorable en los legajos, imprescindible para aspirar a la libertad anticipada.

El fiscal le mostró las fotos, impresas desde el CD que había entregado su tía, y Erre Jota reconoció en ellas al oficial penitenciario Guerra, a otros dos detenidos y a sí mismo, todos vestidos con piezas del uniforme oficial: una campera de camuflaje, una gorra, un chaleco antibalas y un escudo protector, con la sigla SPB.

Además Erre Jota alegó que Guerra les proveía armas, marihuana, pasta base, cocaína y pastillas de Ribotril.

Si bien los dichos de Erre Jota fueron corroborados cuando coincidieron los datos con las declaraciones de otros internos, aún no hay indicios de una investigación de la Justicia que profundice sobre el caso. Hasta el momento se “ignoró la gravísima denuncia sobre el robo y desarmado de autos pero el juez se limitó a cumplir las medidas solicitadas por el Fiscal Raúl Germán Martínez en relación a ingreso de droga al penal, con allanamientos que dieron resultado negativo”.

Fuente: Infoeme

Un comentario de “Olavarría:El Jefe de la Unidad Nº 38 de Sierra Chica fue denunciado por presuntas irregularidades

  1. Buenas tardes, en funcion a lo aqui expresado, me tomo la libertad en este pais libre de opinion, en decir que el Sr Inspector General Molina Claudio, es un hombre que se ha esforzado mucho en crecer como persona y como Penitenciario, llegando a recibirse de abogado, lo conoci en nuestra profesion, fue unos de mis jefes, y en el,aprecie una persona exepcional, de proceder correcto, respetuoso, digno de imitar, jamas dio muestras de irregularidades o comentarios tendenciosos de terceros hacia su persona, por lo contrario, siempre justo y humilde, sus logros son de su esfuerzo, esto que se denuncia sorprende… en lo personal, sostengo y confio en la justicia,y seguramente el Jefe Molina, no tiene nada que ver con esta tremenda irregularidad, de ser cierta, los que lo conocemos, sabemos que el seria el primero en denunciarlo sin miramientos, sea quien sea.
    Solo queria expresar mi opinion, gracias
    Perino Daniel
    DNI 20.909.972

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.