Villa Urquiza:Alerta por violador serial armado

alerta-sobre-violadorSus víctimas son jóvenes y empleadas de comercio. Hubo varios casos de intentos de abuso que protagonizó el sujeto, quien antes de atacar hace inteligencia en los locales, luego se retira y regresa bañado y perfumado.

Tiene unos 60 años, ojos celestes, 1,70 metro de altura, pelo canoso, anda con un diario debajo del brazo y una pistola calibre 9 milímetros. Así son algunas de las características del violador serial que causa pánico y terror en el barrio porteño de Villa Urquiza. Los vecinos están movilizados desde hace semanas, y se sabe que en el último tiempo fueron tres las chicas que resultaron violadas por el depravado. Todas son jóvenes de alrededor de 20 años y empleadas de comercios. Además, hay varios casos de intentos de abuso que protagonizó el mismo sujeto, quien antes de atacar hace inteligencia en los locales, luego se retira y regresa bañado y perfumado.

La situación mantiene en vilo al barrio de la Ciudad de Buenos Aires, y los vecinos armaron un escuadrón para lograr atraparlo. «Confiamos en la justicia, que viene trabajando mucho, y también en la Policía Federal y la Policía Metropolitana. Pero si hace falta, lo vamos a agarrar nosotros mismos. No le queda mucho a este monstruo«, dijo Dolores, una de las vecinas comprometidas con la captura.

«Esto viene sucediendo hace dos meses, y este sujeto utiliza siempre la misma metodología, porque ingresa comercios donde hay poco movimiento, y allí entabla vínculo con las chicas, pregunta precios, se queda unos 20 minutos mirando todo, para finalmente retirarse. Luego, retorna con un arma, amenaza a las víctimas y las viola«, sostuvo la mujer.

De acuerdo a lo que pudo averiguarse de fuentes policiales y judiciales, los casos con violación consumada fueron tres, aunque la sospecha es que hubo otras víctimas que aún no se animaron a presentar la denuncia. Además, hay otros hechos que no se consumaron, porque las víctimas lograron evadir el ataque. «Estamos en contacto con todas las chicas. Las conocemos porque trabajan acá, algunas incluso son vecinas del barrio. Hay muchísimo miedo. Por eso realizamos la tarea de prevenir, dando información en los comercios sobre el accionar de esta persona. Hay datos que tenemos y que fueron aportados a la policía que no difundimos para cuidar la investigación», sostuvo Dolores.

La vecina manifestó que «en todos los casos los ataques fueron de la misma manera, con idéntico modus operandi, porque entra a los negocios y mira todo, pregunta por productos, dice que es para sus hijos o para su esposa, se queda un tiempo prudencial para ver si siente ruidos, si entra alguien, o quién sale. Cuando ve que todo está tranquilo, actúa».

«Una de las chicas reveló muchos datos a la policía. En su caso, el violador estuvo 20 minutos hablando, preguntando precios, ganando su confianza, y se fue normalmente. Luego volvió y actuó. Antes de volver, se bañó y se perfumó».

«Creemos que es de la zona. Es un tipo normal, de entre 1,65 y 1,70 metros de altura. De tez blanca, cabello gris y utiliza ropa normal. Siempre atacó con campera, pero distintas. No actúa con la misma ropa. No tiene marcas en su rostro que lo diferencien. Tiene una sola modalidad, atacando entre 11:30 hs. y la 13:30 o 14:00 horas. Ese es el rango horario. En todos los casos atacó en esos momentos del día», dijo Dolores. Para los vecinos, el sujeto «tiene claro cómo es Villa Urquiza, el movimiento del barrio, y elige como víctimas a chicas de entre 20 y 30 años, más de esa edad no agrede», precisando que «es un violador, un psicópata, organizado, que sabe lo que hace, incluso sabemos que está depilado, no tiene marcas».

«No es gordo, ni flaco, por lo que las chicas contaron. Hubo procedimientos para buscarlos. Está trabajando seriamente el personal de la comisaría 39, la fiscalía de Saavedra-Núñez y desde la denuncias pasa el patrullero de manera permanente. En uno de los casos, los policías estaban en una cuadra, y atacó en la otra. No es un enfermo, es un psicópata, no se cura. En algunos casos, se lleva elementos, pero su intención no es robar, sino someter a las chicas. Creemos que está disfrutando de la exposición que le damos. Pero lo vamos a atrapar», dijo Dolores. El sujeto concretó sus ataques desde la calle Los Incas hasta Echeverría, y por la calle La Pampa. Los vecinos llenaron los negocios y postes con carteles alertando sobre el depravado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *