Villa Lugano: Violador ingresa a vivienda, somete a dos menores y horas después fue capturado por los vecinos

Cria-48-PFA   Un degenerado irrumpió en una vivienda del barrio porteño de Villa Lugano, redujo a la dueña del inmueble y abusó sexualmente de la hija y de una amiga de la joven. Los vecinos detuvieron al agresor y lo llevaron a la comisaría.

Un hombre de 20 años quedó detenido acusado de haber ingresado por una ventana a una casa del Barrio Inta, en Villa Lugano, donde maniató a la dueña y, luego, abusó sexualmente de la hija adolescente y de una amiga de ésta, hasta que fue detenido y entregado a la comisaría por los propios vecinos.

El sospechoso, identificado por la policía como Nicolás Antonio González, conocido en el barrio por su apodo “Pipo”, fue atacado a golpes por un grupo de vecinos, quienes lo subieron a un auto y los entregaron en la comisaría 48va de la Policía Federal de la ciudad.

Según las fuentes policiales, el episodio comenzó cerca de las 5 de la madrugada del domingo último cuando un hombre ingresó a una vivienda de la manzana 4 del barrio Inta, ex villa 19, del barrio Villa Lugano, en el sur de la ciudad de Buenos Aires.

Una vez en el interior de la vivienda, el acusado amenazó con un cuchillo a la dueña de casa que se hallaba durmiendo en uno de los dormitorios y la maniató.

Luego, se dirigió encapuchado a otro de los ambientes y sorprendió a la hija de la dueña de casa, de 16 años, quien se encontraba conversando con una amiga, de 17, a quienes también amenazó de muerte y las obligó a mantener silencio.

En ese momento, el agresor las desnudó, las ató y se fue alternando para someter sexualmente a ambas, tras lo cual les robó los celulares y escapó. Tras el hecho, la dueña de casa, junto a su hija y la amiga de ésta se dirigieron casi de inmediato a denunciar lo que les había ocurrido a la comisaría 48va., con jurisdicción en la zona.

Allí, la policía les proporcionó la asistencia necesaria a las chicas abusadas sexualmente y fueron acompañadas por personal del gabinete psicológico al Hospital Santojanni, donde se les practicaron los estudios médicos de protocolo para estos casos.

Además, por orden del fiscal de instrucción de la causa, Pablo Recchini, la Policía se dirigió a la vivienda donde ocurrieron los hechos, y secuestraron las sábanas de la cama donde se produjeron las violaciones, la ropa interior de las víctimas y la vestimenta que llevaban puesta al momento de los abusos.

Según las fuentes policiales, la propia dueña de casa fue la que identificó a “Pipo” como el joven que entró a su vivienda a cara descubierta y la dejó atada antes de abusar de su hija y de la amiga. «Sólo la mujer le vio la cara cuando entró a la casa. Cuando violó a las chicas ya se había ocultado el rostro”, explicó uno de los investigadores.

Cuando a pedido del fiscal, la Policía colectaba testimonios y evidencias para pedir la detención de “Pipo”, casi en simultáneo un grupo de vecinos apareció con el sospechoso en la seccional policial.

El joven fue sorprendido por los propios vecinos cuando pretendía escapar del barrio y fue atacado a golpes, según contaron las fuentes. Luego, de acuerdo a los investigadores, los vecinos lo cargaron en un auto y lo entregaron en la comisaría 48va., donde quedó alojado a disposición de la Justicia.

Mas tarde, y tras una ampliación de la testimonial de la dueña de casa y madre de una de las víctimas, el juez de instrucción porteño 23, Roberto Ponce, dejó detenido al sospechoso.

El acusado debió ser atendido por médicos policiales por distintos traumatismos en el rostro provocados por la golpiza que le dieron los vecinos que lo capturaron, tras perpetuar el ataque sexual sobre ambas jovenes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *