Villa 31: Narcos venden droga a alumnos de una escuela

chicos-Villa-31 Así lo sostiene una investigación preliminar del fiscal federal Delgado, que hace una dura descripción de las organizaciones delictivas.      

Una persona que vive en la villa 31, en Retiro, relató que los habitantes viven bajo el terror de bandas criminales. Y, contó detalles del comercio de estupefacientes, en particular en la manzana 10 bis, donde los narcos desalojan de sus casas a familias para instalar puestos de venta. Pero no es todo: la Justicia determinó que el consumo ocurre en las inmediaciones de una escuela situada en el acceso principal del asentamiento, donde los alumnos llegan con la droga a primeras horas de la mañana.

«Se logró determinar que en los alrededores de la Escuela Pública del Instituto Filii Dei los alumnos consumían estupefacientes, pero no se detectaron maniobras de pasamano o comercio.» Así lo sostiene una investigación preliminar del fiscal federal Federico Delgado. El representante del Ministerio Público hizo un dura descripción de la situación que se vive en algunos sectores de la villa 31 como consecuencia del narcotráfico.

«El personal policial que participó en las investigaciones encubiertas reflejó un panorama para nada alentador. Ni más ni menos, se ha montado en ese sector de la villa 31 [manzana 10 bis] una suerte de «estado paralelo» en el que la violencia y la intimidación han suprimido a las normas de un Estado de Derecho», afirmó el fiscal Delgado.

Ante el representante del Ministerio Público declaró como testigo un oficial de la Policía Metropolitana, que hizo tareas de campo encargadas por el fiscal para avanzar en las presuntas maniobras de comercio de estupefacientes.

El uniformado explicó: «Pudimos constatar que la mayoría de los jóvenes llegan temprano a la escuela y ya tienen la droga en su poder, que consumen en los alrededores del establecimiento educativo». A la situación que refleja el representante del Ministerio Público se le suma una serie de homicidios en la villa 31 bis vinculados al narcotráfico.

La investigación preliminar del fiscal Delgado, según se desprende del expediente judicial, comenzó el 8 de mayo pasado para «corroborar si en la Escuela Pública del Instituto Filii Dei, situada en la calle 6, en la entrada principal de la villa 31, de esta ciudad, se comercializaban estupefacientes. Se utilizaría como medio de distribución a algunos alumnos del turno mañana del establecimiento educativo».

«Una persona que habitaría la villa 31, con desesperación e impotencia, daba cuenta de que vivían a merced de bandas criminales que operaban allí. En particular, precisó que en la manzana 10 bis, en la esquina de la plaza de Los Lápices y la esquina del boliche bailable Tarzán, se comercializan estupefacientes y que las casas de la zona habían sido tomadas por esas organizaciones -que disputaban el territorio mediante tiroteos a toda hora-, que desalojaban a las familias que vivían allí para utilizarlas como puntos de venta o aguantaderos», escribió el fiscal.

El fiscal Delgado explicó en su investigación preliminar que la organización que opera en la manzana 10 bis, en el sector cercano a la plaza de Los Lápices y la esquina del boliche bailable Tarzán es conocida como Los Sampedranos, ciudadanos paraguayos de una ciudad llamada San Pedro. El líder de la banda ocupó el lugar que dejó vacante su hermano cuando cayó preso.

«Se informó que en los últimos enfrentamientos armados protagonizados por integrantes de Los Sampedranos se detectaron armas de gran calibre», afirmó el representante del Ministerio Público.

El oficial que declaró como testigo sostuvo que se trata de una «zona de difícil acceso y que la realización de filmaciones eran inconducentes por lo dificultoso que resultaba trabajar sin que los «satélites» avisaran sobre la presencia de personas extrañas».

Para avanzar y tratar de dar con los responsables de la organización de Los Sampedranos, el fiscal federal Delgado decidió judicializar la investigación preliminar. La denuncia fue presentada y, después de un sorteo, recayó en el juez federal Sebastián Ramos, según informaron fuentes judiciales.

«Tras haberse verificado todos los datos y teniendo en consideración que para avanzar en la pesquisa resultaría necesaria la realización de medidas de exclusivo resorte jurisdiccional se impone la necesidad de judicializar la investigación preliminar», explicó el fiscal Delgado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *