Vidal en campaña mientras la provincia se desangra

Ya es imposible de disimular la gravedad social que crece en la provincia de Buenos Aires, desde el Diario El Sindical, fuimos el único medio en advertir una creciente estadística con robos seguidos de muerte en contraposición de lo que informa el ministro Ritondo.

Las estadísticas oficiales de la justicia muestran un aumento en los homicidios, en las lesiones, en las amenazas, en los abusos sexuales, en el robo, en el robo agravado por el uso de arma y un aumento significativo en el consumo de drogas.

Los promocionados procedimientos contra el «narcotráfico» son insignificantes en cuanto al menor consumo y por ende comercio de drogas, Argentina sigue siendo uno de los países con mayor consumo de drogas por habitante en informes de la ONU, UNESCO y organismos internacionales, concordantes con la información del propio SEDRONAR.

Todos los candidatos reconocen que una de las principales preocupaciones de los ciudadanos es la inseguridad junto a la economía, pero poco sirve una mejora económica si salir a la calle es una ruleta rusa donde no se sabe si al salir uno regresará a su casa o si es víctima de una entradera.

Los muertos en ocasión de robo se suman sin que el gobierno de la provincia de Buenos Aires a cargo de María Eugenia Vidal se haga cargo, en plena campaña, tanto ella como su ministro de seguridad Cristian Ritondo, esquivan la situación grave por la que pasa la provincia de Buenos Aires, por el contrario en lugar de aportar soluciones a la seguridad, generan problemas, como la pelea interna con los policías no aptos para portar armas a los que ordenan patrullar con una tonfa.

Son inútiles e improvisados, no han tenido éxito en nada de lo que han gastado millones en la seguridad, no mejoraron el trabajo policial, no pudieron combatir la corrupción, pero lo peor, no han sabido y no saben como mejorar la seguridad, no todo pasa por la policía, la seguridad tiene un problema muy grave en la justicia especialmente en el trabajo de los Fiscales.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *