celular-IphoneLa damnificada, de nombre Victoria, hizo el correspondiente reclamo en el local donde adquirió el teléfono y le respondieron que podía tratarse de un aparato “reparado” aunque ella lo compró como nuevo.

Victoria concurrió a un negocio oficial de una empresa de telefonía celular a comprar un equipo nuevo. En pocos minutos, se fue del local en Capital Federal con un aparato que en pocos minutos fue protagonista de un particular episodio.

Es que al comenzar a investigar las características del dispositivo, descubrió que tenía información personal de otra persona, con sus contactos telefónicos, fotografías de la familia, videos, mensajes de texto, historial de llamadas y claves, entre otros.

“Es escandaloso. Cuando descubrí todo eso no lo podía creer
. No salía de mi asombro por tener acceso de manera tan directa a la información personal e íntima de una mujer, y de todo su entorno. Estaba toda su vida ahí”, contó Victoria, una estudiante de ingeniería informática de 21 años. En medio del asombro, la joven concurrió al local comercial para hacer un reclamo.

“No me dieron muchas explicaciones. Simplemente me dijeron que el equipo tal vez provenía del sector reparación. Ahí tenemos dos problemas. Por un lado, yo compré un aparato como nuevo, pero me dieron uno usado, y me doy cuenta porque no habían borrado los datos de la dueña anterior. Pero también es lamentable que no se cuiden los datos personales de los clientes. Puede ser muy peligroso. De hecho, antes de entregar el equipo, yo misma borré algunas cosas de esta mujer que podían perjudicarla si otro con malas intenciones tenía acceso”, sostuvo Victoria.

El abogado Daniel Monastersky, especialista en delitos informáticos y director de Identidad Robada, brindó otro punto de vista, en torno a los cuidados que deben tener en cuenta los usuarios de tecnología. “Muchos no toman la dimensión del riesgo que implicaría perder su celular o que se lo roben. Estos dispositivos inteligentes almacenan gran cantidad de datos personales y es fundamental tomar recaudos a la hora de su utilización y al momento de cambiarlo por otro modelo”, expresó.

Victoria, en tanto, manifestó que “la situación realmente impacta, me parece terrible que no se cuide la intimidad de las personas, de los clientes de empresas enormes, porque esa información a la que yo tuve acceso, en otras manos, podrían derivar en situaciones dramáticas”, precisando que “había fotos del hijo de la señora, su colegio e infinidad de datos sobre sus movimientos”. “También cabe decir que la gente, tal vez por desconocimiento, no cuida sus datos personales como debería”, cerró la mujer.