Una de las armas usadas en el triple homicidio de General Rodríguez pertenecía a Forza

Así lo determinó la reconstrucción de la pistola 9 milímetros que apareció fundida en la camioneta incendiada. Los pesquisas ratificaron que los tres fueron asesinados el mismo día de su desaparición, el 7 de agosto de 2008, y que sus cuerpos fueron ocultados en algún sitio.

Una de las armas utilizadas para cometer el triple crimen de General Rodríguez pertenecía al propio Sebastián Forza, según determinó la reconstrucción de la pistola 9 milímetros que apareció fundida en la camioneta incendiada de Damián Ferrón, otro de las víctimas.

A cuatro años del triple crimen que destapó el negocio de la efedrina, este es uno de los peritajes que se realizaron en la instrucción penal suplementaria para el juicio oral que dentro de un mes comenzará ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 2 Mercedes con los cuatro acusados de ser los autores materiales.

Fuentes judiciales informaron a Télam que al margen de que ya hay certeza de que se usó la 9 milímetros marca Taurus de Forza, los investigadores creen que la otra pistola empleada en el crimen, una calibre .40, es una Tanfoglio que también figuraba en el Registro Nacional de Armas (RENAR) a nombre del mismo empresario.

Con este dato, los pesquisas ratificaron que Forza (34), Ferrón (37) y Leopoldo Bina (35), fueron asesinados el mismo día de su desaparición, el 7 de agosto de 2008, y que sus cuerpos fueron ocultados en algún sitio, hasta ser arrojados en el terreno de General Rodríguez donde aparecieron seis días después.

«Si el arma usada en el crimen es la nueve milímetros de Forza que encontramos destruida por el fuego en la camioneta de Ferrón a las veinte horas del día de la desaparición, eso nos da la certeza de que los asesinaron con esa arma ese mismo día», dijo a Télam uno de los investigadores.

La pistola peritada es una Taurus modelo PT 111 «Millennium» calibre 9 milímetros de la que sólo se recuperaron sus partes metálicas -la corredera, la aguja percutora y el cañón-, porque el resto de las piezas son de polímero y quedaron fundidas por el fuego en la camioneta Suzuki Grand Vitara de Ferrón que apareció incendiada en la calle Galicia al 2700 del barrio de Flores.

Si bien por las condiciones en las que se encontró el arma no había esperanzas de hacer ningún tipo de peritaje, los expertos en balística de la Superintendencia de la Policía Científica de la Policía Federal lograron ensamblar una pistola idéntica con las partes metálicas que se salvaron del fuego.

En una primera instancia, se realizaron disparos con la pistola reconstruida de Forza y cotejaron las vainas servidas, con las cápsulas calibre 9 milímetros halladas en el lugar del hecho.

El resultado fue positivo, ya que la marca que dejó la aguja percutora en el espaldón de la vaina coincidía con la de las halladas en General Rodríguez.

Pero el peritaje más contundente fue el realizado este año con el Sistema Automatizado de Identificación Balística (SAIB) adquirido por el Ministerio de Seguridad de la Nación.

Pese a que el calor había dilatado el cañón del arma de Forza y fue difícil obtener balas testigo, el SAIB -más conocido como IBIS por sus siglas en inglés-, fue capaz de confirmar con certeza que los proyectiles 9 milímetros extraídos a las víctimas en las autopsias y recuperados en el descampado de General Rodríguez, fueron disparados por la pistola Taurus del empresario asesinado.

El SAIB determinó, en un análisis tridimensional, que las estrías que toda arma deja sobre una bala al pasar por el cañón -y que son una marca única equiparable a una huella digital-, coincidían en cantidad, orientación, ancho y profundidad.

El fiscal de Delitos Complejos de Mercedes a cargo de la causa, Juan Ignacio Bidone, está convencido de que la otra pistola usada en la masacre es una Tanfoglio calibre .40 que también pertenecía a Forza, pero nunca fue hallada.

Por la cantidad y orientación de las estrías, los peritos ya informaron que las balas calibre .40 empleadas en el triple homicidio fueron disparadas con una pistola de esa marca italiana.

En el zanjón donde estaba los cadáveres fueron halladas esparcidas vainas de balas .40 marca «Speer», con proyectil de punta hueca y mayor poder ofensivo como los plomos de ese calibre extraídos de los cuerpos de las víctimas.

«En uno de los primeros allanamientos realizados en los domicilios de Forza, se secuestró un cargador de pistola cuarenta justamente lleno de estas balas `Speer`. Por eso estamos seguros de que la segunda pistola empleada también era de él», contó a Télam una fuente judicial.
El mismo informante dijo que además «hay testigos que declararon en la causa que Forza siempre salía armado y que si no lo hacía con la Taurus nueve milímetros, se iba con la Tanfoglio» .40.

Ya en una de las primeras declaraciones que constan en la causa, la viuda de Ferrón, Mariela Izquierdo, contó que el día anterior a la desaparición de su marido, encontró un arma debajo del asiento de la camioneta y al preguntarle qué hacía con ella, éste le respondió que se «la había olvidado Sebastián» (Forza).

Los investigadores creen que la tarde de la desaparición, al tener Ferrón en su camioneta una de las armas, Forza salió de su casa con la otra y ambas fueron empleadas para cometer el triple asesinato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *