Un trabajador de Alijor murió en la puerta de la empresa al enterarse que había sido despedido

Claudio Soto de 54 años, falleció en la puerta de la empresa luego de recibir un telegrama de despido. La panificadora cerró su planta de Garín, frenó su producción y no permite ingresar a los trabajadores.

Un trabajador de 54 años falleció de un infarto al enterarse que había sido despedido de la fábrica alimenticia Alijor, situada en la localidad bonaerense de Garín. El operario, llamado Claudio Soto, murió de un paro cardíaco en la puerta de la empresa cuando conoció la noticia.

Desde el medio Gestión Sindical precisaron que tras los 10 despidos a principios de mayo, y luego de una audiencia el martes la fábrica de Alijor amaneció cerrada.

De acuerdo a lo que denunciaron los trabajadores afectados, la planta panificadora amaneció con los automóviles de los directivos de la empresa bloqueando el portón de acceso principal por decisión del dueño de la fábrica.

Los trabajadores denunciaron que el dueño de la fábrica, Benjamín Biderman, cerró la fábrica sin mediar palabra. «Venimos padeciendo persecuciones, hostigamientos y prácticas antisindicales», denunció uno de los trabajadores de la planta.

Por el hecho, 240 trabajadores ya habían tomado la planta para reclamar por los puestos de trabajo. Desde el sindicato de Trabajadores de la Alimentación, advierten un lockout patronal e hicieron una denuncia ante la Secretaría de Trabajo. (InfoGEI) Mg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *