Los trabajadores de la Editorial Colihue del empresario AURELIO BENITO RAMÓN NARVAJA, continuaban esta madrugada con la toma pacífica de las oficinas de la editorial en reclamo del pago de los salarios adeudados y los porcentuales que correspondan por el despido sin causa.

Este medio se acercó esta madrugada para conocer las condiciones en las que se encuentran los trabajadores que se encuentran en las instalaciones de Ediciones Colihue S.R.L, ya que por disposición del empresario nadie puede entrar o salir, salvo él, su hijo y el policía que se encuentra en el interior para evitar incidentes entre las partes, ya que las provocaciones de Narvaja y las agresiones (a mordiscones aunque cueste creerlo) generan un ambiente hostil.

En la entrevista los muchachos se mostraron cansados, con pocas comodidades por no decir ninguna y con un estado de alerta ante la inminente orden de desalojo que la Fiscalía Contravencional Nº 4 dispuso para hoy alrededor de las 16:00 hs, ante una denuncia por usurpación que realizó el empresario seudo progresista.

Nada más ridículo para quien se dice tiene la razón (Narvaja) que inventar un viaje para no reconocer que desde la toma de los empleados él se mudó a dormir en los fondos del local junto a su hijo.

Los empleados agredecen el apoyo incondicional de las agrupaciones MTS, PO e Izquierda Socialista.

Es de esperar que hoy la avaricia y la terquedad de un empresario no termine en represión para un grupo de empleados que solo reclaman lo que les corresponde.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw