sucursal-smsv-av-cordoba  La Sociedad Militar Seguros de Vida es una mutual centenaria que agrupa al personal de las tres Fuerzas Armadas, y de la Gendarmería, la Prefectura, la Policía Federal y el Servicio Penitenciario Federal. Tiene socios de clase media y media baja, que aportan una cuota proporcional a su sueldo, y se rige por la ley de mutuales para realizarles préstamos familiares a bajo interés y proveerlos de turismo y seguros. Ha contado con socios conspicuos y tenebrosos personajes, como el ex almirante Eduardo Massera o el general Domingo Bussi. Incluso la mutual tuvo como vicepresidente a un acusado de formar parte de los vuelos donde se arrojaban a los “enemigos políticos” según testimonio en sede judicial de un testigo que le endilgaba al contraalmirante retirado Norberto Ulises Pereiro, el reconocimiento de los mismos.

En la historia de la Sociedad Militar de Seguros de Vida, hay casos muy llamativos en los que incluso oportunamente tuvo que intervenir el hoy Papa Francisco, cuando pidió que se investiguen una serie de hechos irregulares, con falsificaciones de firmas y documentos, que posibilitaron que la mutual demandara al Arzobispado de Buenos Aires por una supuesta deuda de 10 millones de dólares, en esa oportunidad el Cardenal Bergoglio, hechaba culpas sobre el directorio del BCRA y otros funcionarios que no cumplieron con su rol de contralor y permitieron que posteriormente se perjudicara al Arzobispado.

Otro capítulo sobre la “poderosa mutual” tuvo su exposición mediática cuando la UIF puso en la mira a la misma y las crónicas lo relataban de esta manera.

La Unidad de Información Financiera (UIF) puso en la mira a la Sociedad Militar Seguro de Vida (Smsv) por el posible delito de lavado de dinero.Las sospechas cayeron después de recibir una denuncia que apunta contra el presidente de la mutual: el ex general y ex jefe de la Central Nacional de Inteligencia durante el gobierno de la Alianza, Ernesto Bossi. El oficial retirado compartiría una cuenta bancaria en el exterior de más de 11 millones de dólares, según la denuncia, le adelantaron en exclusiva a AV Noticias fuentes cercanas a la investigación.
Bossi posee una empresa llamada Kriptos S.A. que se dedica por cuenta propia, de terceros o asociada con terceros, ya sea en el país o en el extranjero, a prestar o suministrar todo tipo de servicios de asistencia y consultoría en materia económica, financiera, administrativa, contable, informática y de sistemas.

En la larga lista de amistades del militar, entre los que figura Enrique “Coti” Nosiglia y el ex banquero Raúl Moneta, está el ingeniero Carlos Horacio Groppo dueño de la empresa multirubro Meridiano Austral. La firma se dedica al asesoramiento, estudio, y explotación en todo lo referente al suelo en la Argentina o el exterior.

Además de la amistad, Bossi y Groppo comparten un lugar en el directorio de Kriptos. Pero eso no es todo: Ambos mantienen una cuenta en el UBS (Unión de Bancos Suizos) en Nueva York, donde guardan 11.099.080 dólares bajo el nombre de Kriptos – Meridiano Austral.

Kriptos operaría a través de depósitos manejados por Aleph Consulting Group, según sospecha la UIF, para enviar el dinero al exterior. Entre otros servicios, la firma presta asesoramiento, administración y custodia de bienes financieros a través de Pershing, subsidiaria de Bank of New York.

La Sociedad Militar Seguro de Vida encontró un gigantesco terreno para desplazarse en el mundo de las finanzas. La mutual que dirige Bossi, entre otras cosas, tiene la capacidad de ser Fiduciante y Administrador.

Esto significa que la mutual tiene la capacidad para manejar fondos fiduciarios a través de un fiduciario. En este caso los Valores Fiduciarios podrán cotizar en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires y negociarse en el Mercado Abierto Electrónico S.A. como en también en otros mercados autorregulados.

El negocio de los fideicomisos es millonario y es una forma moderna de hacer grandes desviaciones de divisas al borde de la ley.

Transacciones Pampa es el sugerente nombre con que el 26 de diciembre de 2007 Bossi bautizó a su otra empresa. El domicilio que tiene la firma ante la AFIP podría ser una mera casualidad del destino: Avenida Córdoba 1674, la misma dirección de la Sociedad Militar Seguro de Vida.

Pero si algo faltaba para completar un staff de escándalos judiciales y mediáticos, por el año 2011, la mutual volvió a ser noticia en los medios, cuando un grupo de mujeres de Chipoletti escracharon al ingeniero agrónomo Guillermo Eduardo Russo, quien está acusado de abusar sexualmente a niñas de alrededor de 9 a 11 años durante un período de 5 años aproximadamente.

El hombre de casi 60 años de edad y padre de 7 hijos, fue Coordinador del Programa Regional de lucha contra la Carpocapsa, y actualmente trabaja como ingeniero en chacras de Allen y es subgerente de la “Sociedad Militar Seguro de Vida” (empresa que abona sueldos a militares, Gendarmería y Policia Federal, además de darles seguros de vida, etc).

La denuncia por abusos se realizó en en la Fiscalía de Graves Atentados contra las Personas en octubre del 2009, “cuando las niñas que no soportaban más el abuso, lograron contar lo que les sucedía”, contaron en un comunicado desde la Multisectorial. Aseguraron además que  la causa, seguida por el Juzgado de Instrucción Nº4 de Neuquén a cargo del Juez Piana, avanza con excesiva lentitud.

En palabras de su propio presidente el General de División (R) D. Ernesto Juan BOSSI, la mutual incluye entre sus socios a la Asociación de Magistrados, lo que en principio hace ruido teniendo en cuenta que algunos procedimientos llevados adelante por la mutual ante reclamos judiciales suelen presentar vicios formales y a pesar de ello properan en contra de los requisitos y exigencias que se suelen aplicar a otros al momento de demandar o contestar las demandas.

Al respecto de las relaciones de la mutual con algunos miembros del Poder Judicial, se puede mencionar el caso del abogado Luís Esandi como juez ad hoc, por su intervención en un juicio sobre delitos de lesa humanidad que motivaran una fuerte resolución de parte del Fiscal Córdoba por su participación ya que este era sospechado de parcialidad en primer término en el “poder general judicial” que la Sociedad Militar Seguro de Vida le otorgó “para que represente a esa institución en todos los asuntos judiciales pendientes o futuros de cualquier naturaleza, fuero o jurisdicción en que la misma sea parte como actora, demanda o interesada”.

Tiene probado como mínimo que los haberes de los imputados Julián Corres (fallecido), Armando Barrera, Jorge Masson, Mario Méndez, Jorge Mansueto Swendsen, Mario Casela y los prófugos Miguel Ángel García Moreno y Aldo Mario Álvarez eran girados a la entidad en cuestión.

Todos ellos en su condición de asociados de Sociedad Militar están habilitados para “encomendar y ordenar la actuación propia de su apoderado” Luís Esandi que, “como tal, se encuentra sujeto a la voluntad de quienes conforman las decisiones de la entidad”.

La resolución menciona además una intervención telefónica entre una integrante de la Gerencia de la Sociedad Militar y la esposa del represor Alejandro Lawless. La transcripción “da cuenta que, con motivo de haber tomado conocimiento esa gerencia de la condición de detenido o procesado de Lawless, y a los fines de salvaguardar su patrimonio de un posible embargo judicial le brindan asesoramiento para poder eludir el mismo”.

A tal punto llegan algunas de las “acciones” impunes de la Sociedad Militar Seguro de Vida, que por el año 2012, el ex Secretario General del Ejército durante el breve gobierno de Fernando De la Rúa, Eduardo Alfonso, seguía cobrando haberes de retiro militar por 8016,71 pesos, a pesar de que está prófugo desde mayo en una causa en la que se lo acusa de haber participado en un operativo donde fue secuestrada Beatriz Recchia, embarazada de cinco meses, y asesinado su marido, Domingo García, durante la última dictadura. Alfonso, previsor, ya se había ido del país cuando la jueza Alicia Vence –siguiendo órdenes de la Cámara de Casación– ordenó su detención junto con la ampliación de su declaración indagatoria. Todavía Interpol no lo encontró. El se las arregla, según la información que tiene el juzgado, para que alguien retire de su caja de ahorros el dinero que le deposita la Sociedad Militar. Por esto, Abuelas de Plaza de Mayo le pidió al ministro de Defensa, Arturo Puricelli, que dejen de pagarle, porque es un modo de “financiar su fuga” desde el propio Estado.

En este primer informe, recabamos una porción de hechos donde ha quedado demostrado que la mutual ha tenido y tiene miembros que de mínima han actuado al borde de la ética, desde ya invitamos a quienes hayan sido afectados por procesos o acciones de la mutual a ponerse en contacto con nuestro medio para tratar de romper con ese silencio cómplice con el que al parecer cuanta la institución.

El día viernes 30 de septiembre solicitamos comunicarnos con alguna de las autoridades para brindarles la posibilidad de que puedan exponer sus aclaraciones y reiteramos el pedido por escrito mediante mail, sin haber obtenido respuesta de algún tipo, nos consta que existen situaciones irregulares que deberían ser aclaradas pero es su derecho el guardar silencio como es nuestro derecho el informar.

En un Estado de Derecho, no puede haber quienes tengan “privilegio” por sobre el resto de los ciudadanos, la mutual ha sabido sortear como nadie los embates económicos durante más de 100 años y crecer patrimonialmente con un fin mutualitas y de asistencia algo inédito en la Argentina.

Se hace necesario que los legisladores incorporen reformas a la Ley que regula las Mutuales, muchas de las cuales se encuentran muy lejos de los fines con los que se fundaron y su misión de asistencia y socorro.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw