Sergio Berni y Jorge Ferraresi con el agua al cuello en seguridad

El 2020, en Avellaneda a llegado con algunas cuestiones graves sin resolver, una de ellas la inseguridad, si bien es cierto que la provincia de Buenos Aires sufre las consecuencias de una pésima gestión en seguridad, hay responsabilidades en Berni y Ferraresi de las que no toman nota.

Para entender las causas de la inseguridad hay que primero conocer y entender el lugar donde se cometen los delitos, porque es una fantasía ridícula el creer que el delito se combate con más patrullero y policías, esa idea equivocada ha sido fomentada por políticos y algunos jefes policiales porque aunque no lo digan, más recursos implica una «caja» más grande y cuando no se puede cubrir comienzan los problemas, más personal son más recursos (dinero) para combustible, mantenimiento y con más personal es lo mismo.

Desde lo práctico, la prevención se ha interpretado mal, no se trata de que si ven a la policía se cometen menos delitos, sino que la verdadera prevención corre por el mismo concepto de la Ley Penal, que es, que quien comete un delito recibirá una pena, es decir, si los delincuentes saben que al ser aprehendidos por la policía, su libertad está garantizada en pocas horas, poco le va a importar la presencia del policía que lo llevará a la justicia como método disuasorio.

En esto, debe trabajar el actual gobernador Axel Kicillof si no quiere caer en los malos consejos y continuar con una provincia descontrolada en delitos, la elección de Sergio Berni a cargo del Ministerio de Seguridad es un tanto arriesgada, si bien es un político con experiencia en la materia y señalo experiencia no experto, porque un militar no necesariamente es un buen policía o tiene las condiciones para conducir fuerzas de seguridad, menos la Policía Bonaerense que no es una fuerza típica de seguridad como las federales, sino que tienen su propia historia y una necesidad de trabajo que no puede ser copiada de otra fuerza o de otra región, ya que no es lo mismo patrullar Ingeniero Budge que Berna.

El éxito en la gestión de Sergio Berni dependerá de la plana mayor que reúna y del trabajo que se realice en temas muy sensibles y que tienen injerencia en el origen del delito como lo es el narcotráfico y el narcomenudeo, una situación reconocida por el propio gobernador y que fue tan criticado al decir que la pobreza ha llevado a muchos a encontrar en la venta de drogas un medio de vida, la realidad es que el ingreso al mundo de la droga pasa no solo por la pobreza, sino por la pretensión de algunos de «tener» y satisfacer la ambición de poder y placer que da el dinero y ser el proveedor de las sustancias.

A nivel local, la capacidad de Jorge Ferraresi genera un interrogante, es un político que aprendió y muy bien a moverse entre «tiburones», supo generar poder propio, aprendió a «negociar» con enemigos y propios y a pesar de todo llevar adelante un municipio que no es sencillo, su punto fuerte sin dudas son las obras públicas, se podrá criticar la calidad de algunas, pero su gestión sobresale del resto de los intendentes locales, aún por sobre la gestión de Grindetti que ni con un puente nuevo que une la provincia de Buenos Aires y la Capital Federal pudo colocarse a la par de Ferraresi.

Los peores errores de Jorge Ferraresi son sin lugar a dudas las elecciones que ha realizado de sus equipos de trabajo, insistir con funcionarios que generan repudio en los vecinos y que para peor no han sido eficientes, hace que uno dude de la «inteligencia emocional» del intendente. La nueva designación de Mónica Ghirelli como secretaria de seguridad municipal, parece un chiste y una gran torpeza por parte del intendente, pero tiene una lógica si recordamos sus propias palabras cuando en un discurso Ferraresi dijo, palabras más, palabras menos, que antes que la capacidad, él prioriza la militancia en sus funcionarios.

La frase de Ferraresi se puede compartir o no y hasta no debería ser un problema dependiendo de la función que se le asigne a ese «militante», no es necesario hacer un recorrido de los secretarios, subsecretarios y directores generales del municipio para entender que muy pocos están ocupando un cargo para el que son idóneos, pero es una falacia poner a una militante en seguridad, porque los errores, la negligencia y las malas decisiones de Ghirelli pueden costar vidas de vecinos.

Cuando los delitos aumentan, son mas violentos y descontrolados, el primero que debe actuar frente a la inseguridad es el municipio, ya no está Vidal para lavarse las manos en eso de que la policía depende de la gobernadora, ahora el gobernador es de su palo y así como se juntan para hacer fotos y videos de subsidios para la educación, lo que es plausible, también tienen la obligación de juntarse para mejorar la seguridad, porque de poco sirve mejorar la economía, la salud y la educación si un tiro termina con las expectativas de los vecinos o la falta de controles del tránsito nos siguen generando muertes evitables con solo hacer cumplir la Ley y las Ordenanzas Municipales.

Pero existe una realidad de la que los medios locales no hablan porque no les conviene y es que la oposición poco y nada han hecho para mejorar la seguridad en Avellaneda, muchos concejales de otros partidos han usado la inseguridad con fines políticos, le han mentido en la cara a los vecinos y han encubierto a algunos delincuentes que conocen por muchos motivos que solo los benefician a ellos, no he visto pedidos de informes o denuncias por algunos locales nocturnos que no cuentan con los requisitos mínimos para organizar recitales o no respetan la capacidad de comensales, otros suelen hacer uso del espacio público sin que esto sea algo que se permita recurrentemente sino que esos permisos suelen ser para actividades puntuales y no como una extensión del local generando ruidos molestos a los vecinos y suciedad en veredas y calles, donde se consumen bebidas alcohólicas, porros y lo que venga.

Es incomprensible que tanto Berni acepte un ministerio cuando arrastra una pesada sombra de sospecha en el caso Nisman y que en lugar de ponerse a trabajar YA en la seguridad de la provincia esté dando entrevistas polémicas agitando incluso las diferencias internas del gobierno provincial y nacional, como es incomprensible que un intendente como Ferraresi, con errores y aciertos pudiendo ir por el premio de oro, vaya por el bronce si es que llega, malas decisiones, malos asesores y una imprudencia que debo decir es criminal, porque todos los días hay víctimas de la inseguridad.

Fin de semana inseguro:

Robo de Ford Fiesta Titanium blanco, dominio LOO169, zona viaducto, calles Estibau y Zeballos en Sarandí, motochorros armados en moto de color negro.

Robo en Ricardo Gutiérrez y Ocantos, 10 de la mañana,robo motochorros a una joven que iba a trabajar.

Robo auto en Sarandí en medios nacionales, Agrelo y Debenedetti 02:30 hs., robo piraña jóvenes roban un auto y en el interior se encontraba un niño de 5 años, lo que hace que su madre pelee con los delincuentes

Robo piraña a taxi en French y Almafuerte, varios jóvenes armados que circulaban en un Honda Fit roban un taxi de Capital Federal que trasladaba varios pasajeros

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *