Sebastián Vinagre el lastre del PRO

Vinagre-PRO

A comienzos del 2015, Sebastián Vinagre, Defensor del Pueblo de Avellaneda, estaba más preocupado en tener un acuerdo político con alguna fuerza que financie y apoye su intención de ser candidato a intendente o de mínima a concejal, coqueteo con el FR, con el intendente Cariglino, con los radicales, pero nunca dejó de tener charlas con el PRO.

Gran parte de su entorno siempre tuvo un pie en el PRO, de hecho, Sebastián Vinagre, es uno de los que se encarga de «llevar los papeles» de varios de los negocios del ex concejal del PRO, Daniel García, incluso en contra de las incompatibilidades que su cargo tiene, algo que a Vinagre y Rubén Alise su adjunto les importa poco, han estado más preocupados en hacer política que en trabajar y han violado muchas de las restricciones sabiendo que nadie les va a reclamar esa conducta.

Lo correcto, sería que si uno o los dos, quieren hacer política, sacarse fotos con candidatos deberían pedir licencia en sus cargos.

Esperamos aún una respuesta al requerimiento formal que le realizáramos al Defensor del Pueblo, sobre la cantidad de personal de la defensoría y el manejo del presupuesto, información pública que ellos manejan como algo secreto.

Si existe un funcionario público que con un presupuesto millonario anual no ha hecho nada, ni rendido cuentas, ese es Vinagre, miembro de una familia tradicional, sin dudas será el más recordado cuando comiencen a investigar varias de las conductas de un defensor que tiene mucho que explicar para pretender seguir representando a los vecinos.

A gastado más en publicidad personal que en campañas para informar a los vecinos sobre sus derechos, demostrar el poco valor que este personaje la da al vecino, se comprueba de una manera muy sencilla, basta con ir a la defensoría y ver la «recepción», más el trato que recibe quien quiera presentar una denuncia o recibir asesoramiento.

Vinagre ha sido funcional a la gestión de Ferraresi, ha permitido y participado de que le nombren «ñoquis» en la defensoría, personajes que pagamos sus sueldos los vecinos, varios PRO, cobraban y otros siguen cobrando por el municipio sin trabajar algunos conocidos por saltar de un lugar a otro en busca de un peso, tenemos corredores que van marcha atrás y jugadores compulsivos.

El acuerdo de Vinagre con el PRO, no hace más que confirmar mis sospechas de que Gladys González no viene a competir para ganar, todo apunta a un acuerdo con el intendente, que mejor que debilitar la posible oposición que sumar a un aliado estratégico y obediente de la gestión, mejor aún alguien que comprende el «juego de los negocios».

 

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *