Se debería mejorar la atención en la IGJ

   La mala atención en los organismos públicos es algo que parece ser histórico en la Argentina, desde Tato Bores a Antonio Gasalla, han parodiado esta situación, que fuera de verla en una pantalla, al padecerla nos produce un profundo malestar y aumenta el estrés diario.

Los empleados públicos, tal como su nombre lo indica, deberían de una buena vez comprender que están para la correcta atención del público, un público conformado por esos ciudadanos que con sus pagos y trámites permiten que ellos puedan acceder a un puesto laboral.

Son esos mismos empleados, que cuando atienden lo hacen dando prioridad a sus estados de ánimo, a sus prioridades personales o bien a sus distracciones, así en una especie de ruleta rusa, uno parece quedar sometido a un destino que no puede anticipar, ser tratado correctamente, ser tratado con desgano y poca información, complicando el trámite, o tener que esperar tiempo de más porque el empleado está, charlando por teléfono (cosas personales), tomándose unos mates, revizando el Facebook, Twitter o bien enviando mensajitos desde su smartphone.

Vale aclarar que muchos de los trámites que uno a veces realiza no son gratuitos, es decir, no solo se nos atiende mal como ciudadanos, sino también como clientes.

En esta ocasión, días pasados por un trámite debí concurrír como muchos a la IGJ (Inspección General de Justicia) organismo dependiente del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, un organismo clave por sus funciones y que desde hace un tiempo viene apareciendo en los medios porque algunos de sus funcionarios, se han visto mezclados en casos de corrupción, irónicamente en connivencia con gestores que han sido empleados de la institución, es decir, las denuncias no generan grandes cambios, sino más bien enroques.

Esperamos que el Ministro de Justicia y Derechos Humanos, el Dr. Julio Alak y el Inspector General de Justicia, Dr. Marcelo Mamberti, tomen nota de la presenta denuncia y corrijan estas irregularidades que mencionamos y esperamos realmente mejoren la calidad de atención.

12 comentarios de “Se debería mejorar la atención en la IGJ

  1. ESTA PERSONA (ANONIMA) SEGURAMENTE ES ALGUN PROFESIONAL RECIEN RECIBIDO, QUE ES LA PRIMERA VEZ QUE HACE UN TRAMITE EN IGJ Y NO TIENE LA MENOR IDEA A QUIEN FOTOGRAFIO DESDE SU NETBOOK. SI LEYERA EL LIBRO DE QUEJAS ESA ES LA PERSONA QUE MAS FELICITACIONES TIENE POR SU ATENCION.
    GRACIAS A TODOS LOS EMPLEADOS DE IGJ LA REALIDAD ES OTRA Y NO LA DE GASALLA O TATO BORES, COMO SE INTENTA RIDICULIZAR A IGJ.
    YA QUE LE GUSTA DENUNCIAR POR QUE LE SOBRA EL TIEMPO, POR QUE NO DENUNCIA QUE LOS EMPLEADOS ESTATALES COBRAN EL 60 % DE SUS SUELDOS EN NEGRO.

  2. La IGJ funciona pésimo pero no por la gente de mesa de entradas, todo lo contrario. Desde hace un par de años el cuerpo de inspectores se dedica a trabar de forma sistemática todos los expedientes ingresados con trámite simple haciendo vistas absurdas, pidiendo requisitos que no los pide la reglamentación 7/05 y pasando por alto documentación y fórmulas ingresadas en los expedientes, volviéndolos a pedir. Y ni hablar del sector Asociaciones Civiles y Fundaciones. Pueden pedir 4, 5, 6 veces el mismo papel ignorando su existencia demorando AÑOS un trámite que debería inscribirse en no más de 20 días. Es una vergüenza que el peor sector de la IGJ sea justamente el que aprueba las ONG, siendo este tipo de asociaciones las dedicadas al bien común. La gente de mesa de entradas que aquí se critica es la que pone todo su esfuerzo y da la cara ante tanta desidia.

  3. «El Sindical» debería de tener un poco más cuidado con las denuncias y exigir el nombre y el apellido, mucho más tratándose de trabajadores y el medio llamarse El Sindical. Esta forma anónima solo se la puede catalogar de infundio, calumnia u operación de prensa, que el medio elija o de las explicaciones del caso. Publicar una foto personalizada es una canallada y mucho más cuando este buen señor no sabe que denuncia.
    De la organización de la la IGJ que de cuenta la dirección de la misma. La Mesa de Entradas de la I.G.J es una picadora de carne en la que los trabajadores no paran un segundo de atender público, por lo que eso de Facebook o Twitter es una cretinada solo para caer en algún lugar común.
    Al Señor que se pretende conocedor de la casa, le aconsejo que aprenda a ponerse en el lugar del otro, deje de mirarse el ombligo y no abuse de la cobardía de pretender hacer denuncias sin nombre y apellido, sacando fotos a escondidas, con la alevosía que se desprende de la premeditación con que fue ejecutada. Si no le gusta esperar, denuncie al Inspector General, que es quien está al frente de la casa, no se la agarre con el último eslabón de la cadena. Y de última, sea digno, ¡DE LA CARA!
    Eduardo Jorge Rauch
    Sec. Gral Adjunto
    ATE-JUSTICIA

  4. Estimado Eduardo, minimizar un reclamo por defender una conducta indefendible, es poco serio,más cuando personalmente he ido a verificar lo que se ve en la foto y curiosamente el mismo empleado tiene esta actitud, por lo cual estimo es algo habitual en él.
    Las denuncias que se publican pueden tener una autoría anónima, pero al igual que esta, que no es el caso, son verificadas, con lo cual están demás los comentarios de tener más cuidado, o los que ha proferido con total liviandad, porque no somos un medio que improvisa en las denuncias o es temerario en los informes publicados, sus palabras por lo tanto las interpreto injuriantes, además de demostrar desconocer que es una norma de los medios de prensa preservar las fuentes, medida que también es una garantía constitucional, con prevalencia incluso en causas judiciales. Por otro lado debería saber lo que significa la palabra sindical, lo invito a ilustarse antes de emitir alegremente su opinión y demostrar no saber al respecto.
    Publicar una foto es un acto de informar a los lectores y a las autoridades de la IGJ, la forma en que se trabaja, en una empresa privada seguramente un empleado se cuidaría de distraerse y dejar de atender al público. El defender los derechos de los trabajadores, no implica que el trabajador puede hacer lo que se le cante, porque del otro lado también hay trabajadores.
    La interpretación que usted hace del hecho de que alguien le tome una foto a un empleado, es su opinión, algunos la compartirán y otros como yo, no, me parece muy bien que alguien se queje con pruebas, seguramente usted si hubieras publicado la denuncia sin foto estaría reclamando una prueba, así que las chicanas gremiales con nosotros NO.
    De su extenso escrito lleno de calificativos que no tienen el mínimo argumento, solo vierte descalificaciones al denunciante, habla de alevosía utilizando mal el término, de premeditación, si esto es así, entonces usted mismo confirma que es una conducta habitual de este empleado el actual así, ya que no se puede premeditar, lo que no se conoce.
    Es muy gracioso usted cuando acusa de tratarse de una operación de prensa, la IGJ, por sí sola genera muchas notas por contar con muchos empleados apegados a hechos de corrupción y no creo que esto usted lo ignore o lo pueda negar, lo invito a buscar información al respecto.
    En lo único que tiene razón, es en que existe un responsable y es el Inspector General, a quien le pediremos explicaciones por la atención al público, su mensaje reafirma que no es un lugar que funcione bien, ni en la atención al público ni como ambiente de trabajo. Si no hay una respuesta, denunciare personalmente el hecho en las instancias que correspondan.
    Este medio es independiente, siempre hemos apoyado los reclamos de ATE y con varios de los secretarios generales hemos tenido y tenemos una buena relación, pero no puedo tolerar que alguien pretenda insinuar que nuestro medio tiene algún interés interno o político por publicar una denuncia que reitero, en lo personal me parece no solo correcta, sino que debería realizar todos esos que se quejan a diario de la atención, he concurrido personalmente durante una semana para verificar si existe mala atención. Personalmente observe que no es el único que se distrae de sus funciones.
    Ampliaremos según tengamos novedades, invitamos a los que tengan quejas a que nos escriban, para saber si la atención mejoro.

    Marcelo Ricardo Hawrylciw
    Editor General
    Diario El Sindical

  5. Estoy totalmente de acuerdo con las denuncias por la mala atención en los organismos, no solo «públicos», sino tambien «Privados», pero estoy totalmente en DESACUERDO con este tipo de denuncias, en las cuales solo exponen al último eslabón de la cadena, un trabajador y seguramente padre y sustento de familia, de que se lo acusa ¿de mirar una RED SOCIAL? Me parece humildemente que si deseamos tener seriedad en las denuncias, no denunciemos canalladas que solo exponen inútilmente a un simple trabajador. DEFENDAMOS AL TRABAJADOR Y DENUNCIEMOS AL SISTEMA Y FUNCIONARIOS QUE TENIENDO LA POSIBILIDAD DEL CAMBIO, NO MEJORAN LOS SUELDOS Y CONDICIONES LABORALES.
    ME ES OPORTUNO MENCIONAR, QUE LOS EMPLEADOS EN LA I.G.J., ESTAN LUCHANDO POR LA EQUIPARACION SALARIAL Y EL BLANQUEO DE LOS INCENTIVOS.-

    ALEJANDRO MARTINEZ
    DELEGADO VOCAL
    ATE – JUSTICIA

  6. Mi estimado Sr Editor General, no minimizo nada, ni defiendo conductas indefendibles. Ud se abroga una representación sindical que desconozco, conocimientos y supuestas verificaciones que en su rol de Mike Hammer del subdesarrollo y blandiendo denuncias anónimas so pretexto de guarda de fuente, solamente demuestra falta de prueba.
    Toda denuncia debe estar firmada y la persona hacerse cargo de lo que denuncia, reservarse la supuesta fuente y erigirse en juez y parte es una acto de irresponsabilidad ciudadana y profesional, muy de moda en estos días de medios aventureros y al servicio de causas ajenas a los intereses superiores de la libertad de prensa. El periodismo se inviste de no sé qué atributo superior al pedestre ciudadano y habita en un supuesto Olimpo inalcanzable, del que lo invito a bajar para mejor dialogar.
    Hay en cierto periodismo una propensión a denunciar, casi diría, a inmolarse en su altar para renacer en el de fiscal de oficio o en juez del orbe.
    Me alegra su enjundia contestataria que devela un phatos persecutorio digno de mejor causa. La foto que incluye en el libelo solo muestra al empleado manipulando un celular, acto que, de estar en un colegio y el denunciado ser un púber, ni siquiera posee entidad para ser derivado a la rectoría.
    En dicha foto se evidencia que la Mesa de Entradas se encuentra en la finalización de su labor ya que en los sillones contiguos no hay recurrentes sentados. Su referencia a la empresa privada es la marca en el orillo que faltaba, y ya que es su rasero laboral, lo invito a ponerse en la cola de alguna caja de un banco privado y verá la conducta de los seres humanos frente a un trabajo agotador.
    Los calificativos que he usado fueron al solo efecto de síntesis, pero como a Ud. no le alcanza, me tomo el trabajo de apelar a una fraseología mayor, sirviéndome para ello de la Real Academia Española,
    Alevosía: Cautela para asegurar la comisión de un delito contra las personas, sin riesgo para el delincuente. Es circunstancia agravante de la responsabilidad criminal.
    2. f. Traición, perfidia.
    premeditar.
    (Del lat. praemeditāri).
    1. tr. Pensar reflexivamente algo antes de ejecutarlo.
    2. tr. Der. Proponerse de caso pensado perpetrar un delito, tomando al efecto previas disposiciones.
    Mi estimado, los dos términos están excelentemente bien aplicados. Ud actuó con alevosía y solo basta para demostrarlo, la comisión de fotografiar al empleado en un supuesto incumplido.
    Ud. actuó con premeditación, no el empleado, me extraña amigo, Ud preparó el acto y plantó ambigüedades indefinidas e improbables en esa foto. La premeditación no habla la actividad externa sino de la intención criminal.
    Aquí van los argumentos que según Ud.le faltaban a mis calificaciones. Lo escrito ut supra, justifica de sobra el adjudicar al denunciante el calificativo de canalla, pero además, el pretender probar con una foto de un trabajador en cuyas manos blande un celular y que con él juega y pierde el tiempo sin atender al público que en teoría desborda el local, notándose a las claras su ausencia, eso es adolecer de cretinismo. Puedo admitir que es una cuestión de interpretación la dolencia citada, pero permítame Ud. un pizca de subjetividad habida cuenta la suya.
    Para no caer en el ridículo, mi estimado, le recomiendo, o probar lo que está denunciando o huir hacia la derecha como Melquíades.
    Le voy a ser sincero una vez más, su larga contestación, su cargo y su firma, me inducen a pensar que fue Ud. quien hizo la primera nota, y que mi invitación a que el denunciante de la cara lo impulsó a contestar, solo le falta admitirlo y habrá logrado recomponer su imagen frente al espejo.
    Eduardo Jorge Rauch

  7. Jajaja Eduardo usted mantenga sus ideas, por suerte existe mucha gente que utiliza las cámaras para denunciar hechos y los felicito, usted parece necesitar anteojos, porque en la foto olvida mencionar que la persona se encuentra tomando mate, y toda fotografía guarda en sus propiedades no solo la fecha sino también la hora, y la misma fue tomada exactamente a las 12:01 hs. horario de atención al público. Usted puede decir lo que quiera, y en esa libertad somos un medio que publicamos los comentarios aún sin estar de acuerdo con lo que se comenta, respetamos las opinones diferentes, pero usted insiste sin una evidencia seria y coherente ensayar una justificación que no encuentra un sustento congruente. Dirigentes gremiales vedetongas como parece ser usted he visto pasar varios, siempre con mejores beneficios que los de un trabajador, y siempre defendiendo a «ciertos» trabajadores, mientras otros se cansan de trabajar y padecer, sus agresiones, sus insinuaciones no hacen más que despertarme un interés superior, le pediremos al denunciante nos facilite más fotografías del día y ya hemos solicitado informes al Ministro de Justicia, así que no le volveré a responder hasta tener una respuesta. Lo invito antes de sugerir chicanas que observe que todas mis notas son firmadas por mí, al igual que las respuestas a los comentarios, después de todo, no tengo nada que esconder, yo no vivo de los aportes de otros trabajadores.

    Marcelo Ricardo Hawrylciw
    Editor General

  8. Es Ud. un vicioso imputador estimado señor. Acusar alguien por tomar mate, lo ridiculiza de tal manera, que me inhibe de intentar que ensanche su entendimiento. Las diferentes dictaduras han perdido un conspicuo elemento afín, tal vez en el 601 podría haber obtenido un buen conchavo, por lo que, ajeno a sus imputaciones, me despido de Ud no sin cierta tristeza, me ha regalado Ud. la posibilidad de concientizar el cariño que profeso por mis compañeros. Le agradezco los efectos colaterales de sus miserias.

  9. Eduardito, ya me voy a ocupar en detalle de su trayectoria como sindicalista o militante de derechos humanos, me resultan muy graciosos sus últimos comentarios, incluso al insinuar que el 601 se perdió a un integrante, tal vez usted este proyectando en mí, su situación personal, ya que por edad, usted ha tenido esa posibilidad como muchos de los que ahora son progre y en esa época se escondían y eran buchones. Usted está llevando esto a un plano personal y no voy a esquivar el mismo, menos viniendo de alguien que califica a las personas sin conocerlas o sin tener un mínimo de respeto, a todo esto le reitero le voy a responder con un informe sobre que hizo usted por todo lo que hoy pregona, no encontre actividad alguna suya reclamando la libertad de un detenido por el PEN o un Habeas Corpus, ahora comprendo las palabras de la Presidente, al respecto de que «ser revolucionario es lo más fácil que hay», obviamente cuando los tiempos son favorables. Pero que se puede esperar de un mediocre y cobarde, que no ser ante la falta de argumentos, descalificar al otro.
    Cuando sea un poco más hombre, los calificativos personales guárdelos para el momento indicado, usted con todo esto intenta tapar a los «protegidos» que tienen toda comisión, mientras que a otros empleados, solo les queda aguantar e ir a trabajar, por sindicalistas como usted, los trabajadores están como están y si las mesa de entradas es una picadora de carne, como usted mencionara, ¿qué hicieron ustedes por mejorar las condiciones laborales?,si esto sigue así, es porque ustedes lo permiten, vaya a saber uno por qué.
    Reitero, puedo escribir con la libertad de ser un tipo que vive de su trabajo, no del trabajo de otros.
    Lamentable representación gremial la suya, donde se perjudican empleados y público, mientras como siempre para gente como usted, la representación gremial es una buena excusa para beneficiarse usted y unos pocos.
    Acepto su desafío de hacer esto un debate, revolviendo mierda se sacan muchas cosas a la luz.
    Saluda atentamente.

    Marcelo Ricardo Hawrylciw
    Editor General diario El Sindical

  10. Investigue Ud y si encuentra una mácula en mi trayectoria, me tendrá dando explicaciones. Sin inventos y sin supuestos. Mi único capital es el respeto de mis compañeros, mis ingresos son los que me paga el Estado y no recibo sobresueldo ni viáticos sindicales, ni tengo horas extras, ni asciendo por ser delegado, Es mi capital y no lo rifo por migajas ni por traiciones. Investigue, haga su trabajo, su vocación.

  11. Gracias Eduardo por bajar el nivel de agresión, no es mi interés iniciar una guerra con usted y aunque no coincida con su parecer, comprendo que deba defender a los trabajadores de su sector, y que los trapos sucios se lavan en casa, pero también yo debo defender mi medio. Si esto es así como usted me manifiesta, seré el primero en reconocer que con diferencias usted tiene vocación gremial.
    Saludos y éxitos en su trabajo gremial.

    Marcelo Ricardo Hawrylciw
    Editor General

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *