Varios hombres abusaron sexualmente de una joven de 23 años, cadete de la Policía, en un local bailable de Santiago del Estero. Sospechan que la drogaron para cometer el ataque, según informa el diario local El Liberal.

Una cadete de la Escuela de Oficiales de la Policía de la provincia habría sido violada ayer a la madrugada, mientras permanecía en un boliche de avenida Aguirre casi Solís.

Pese al secreto sumarial impuesto al caso, se supo que la víctima tiene 23 años y es oriunda de Las Termas de Río Hondo. Sería alumna del segundo año en establecimiento escolar policial, ubicado en avenida Colón y Lavalle.
De acuerdo con la investigación, la jovencita habría ingresado al boliche en las primeras horas de ayer. Vestía un vaquero y una remera negra.

Alrededor de las tres de la madrugada, la estudiante habría sido divisada por última vez por sus conocidos. Recién cerca de las cuatro apareció en el fondo del local bailable. Llorando, mareada y con vómitos, la joven fue hallada en el suelo en un sector de carpas, por lo que se pidió la presencia de una ambulancia. Desconcertó que la muchacha presentara un aspecto alarmante: tenía el pantalón cubierto de tierra, la remera rota, y el cinto y cierre destrozados. También tenía la ropa interior mal colocada y algunas prendas estaban manchadas.

La primera reacción del personal habría sido retirarla a la vereda. Sin embargo, en pleno cometido un policía -que realizaba el servicio adicional- reconoció a la víctima.

“Es una cadeta de la policía”, afirmó. Urgente, la joven fue llevada al Hospital Regional, en cuya guardia ingresó minutos antes de las seis de la madrugada. Médicos y enfermeros corrieron presurosos, ya que vomitaba y lloraba. Entre balbuceos, imploraba: “Basta ya. No me hagan más. Basta”.

La mujer dio su nombre y apellido. Aún de-sesperada por la odisea vivida, alcanzó a explicar lo que le había sucedido y que habría sido atacada sexualmente en el lugar.

Voceros indicaron que la joven vomitaba un líquido marrón, aunque no parecía ser a consecuencia de bebidas alcohólicas.

De las propias declaraciones informadas por el medio se desprende la falta de seguridad de quienes concurren al lugar, especialmente las mujeres y la irresponsabilidad de los empleados del lugar, que ante un hecho grave, como es el abuso de una mujer y su estado de descompostura la primera reacción es sacar a la persona a la calle y desentenderse del asunto, algo que bien puede costarle la vida a una persona, por lo que las autoridades, deberían tomar medidas contra el boliche.