Santiago del Estero:Permitía que violaran a su hija a cambio de comida

Una mujer será enjuiciada por permitir que su compadre, un almacenero enfermo de artitris, abusara sexualmente a la nena de 13 años. El hombre se aprovechaba de la dramática situación económica y les daba alimentos con tal de que no contaran nada.

Una madre y su compadre, enfermo de artritis, comenzarán a ser juzgados por un tribunal de Santiago del Estero, acusados de permutar mercaderías a cambio de tener libremente sexo con la hija de la mujer, de 13 años, vejámenes por los cuales quedó embarazada.

Corrupción de menores y facilitación de la prostitución son los delitos atribuidos a la pareja, domiciliados en la ciudad de Frías.

El incidente que desembocó en una denuncia policial ocurrió el 24 de abril del 2008. Curiosamente, la madre de la adolescente asistió a la Fiscalía del Crimen de 2ª Nominación, a cargo del doctor Mario Mdalel y pidió que se investigue un embarazo de su hija.

Según la presquisa, la mujer tenía 11 hijos. Hasta allí, nadie sospechaba nada, ni extrañaba que los hermanitos, también la víctima, acudieran a la despensa del barrio y sacaran mercadería que a fin de mes era abonada por el compadre.

Trascendió que eran acentuadas las dificultades económicas en la familia, ya que la madre apenas contaba como ingreso un contrato municipal.

Debido a la ausencia paterna, prácticamente todos los días la mayoría de los hermanos desfilaban por la casa del acusado, quien esporádicamente los autorizaba a retirar golosinas.

Y tanto se repitió esta rutina que surgieron sospechas. En varias oportunidades la menor habría sido vista sola en compañía del compadre de su madre.

Según publica el diario El Liberal, fue en la escuela y en un grupo religioso en que la menor confesó su embarazo, pero dejó entrever que el futuro bebé era de un joven al que consideraba su pareja.

Hubo una fuerte crisis familiar, ya que algunos hermanos acusaban al compadre, pero la madre de la niña responsabilizaba al “novio” de su hija.

Intervino la Justicia y detuvo a los dos, hecho que alteró la vida a los 11 hermanos y se tradujo en tibios intentos para hacer declaraciones para favorecer a la mujer.

En su defensa, el hombre habría manifestado que está dispuesto a someterse a pruebas de ADN y que debido a la gran cantidad de pastillas que ingiere por su artritis, desde el 2003, le es imposible mantener relaciones sexuales.

Hoy, la mujer se encuentra detenida. Su compadre, tiempo atrás fue beneficiado con el arresto domiciliario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *