logo-Santander-RíoQue los bancos no son infalibles es algo comprensible y no es una novedad que suelen cometer errores, los cuales por tratarse de entidades bancarias afectan la economía de los clientes, por operar en la Argentina, parece que los controles, las denuncias y las sanciones a los bancos que “cometen errores” no existen, incluso el BCRA dicta normas que poco tienen que ver con la protección del usuario dejando librado como único recurso para el cliente recurrir a un abogado e ir por la vía judicial, el problema es que muchas veces esos montos, no despiertan interés en los abogados y son un problema mayor para el cliente.

Con esto, los “errores” de montos que no superan los 10 mil pesos, suelen ser difíciles de reclamar y la normativa vigente del BCRA favorece la impunidad de los bancos que muchas veces se asemeja a una estafa o a retenciones indebidas, según el Portal del Cliente Bancario , las entidades ante el reclamo de un cliente tienen un plazo de hasta 20 días para dar una respuesta, y que quede claro que solo se trata de una respuesta no de la solución con lo cual, incluso cumpliendo la norma la entidad gana tiempo y sigue perjudicando al cliente, en los casos que debe realizar reintegros.

Es más que evidente que el sentido común, nos muestra que no es necesario ser contador, economista o abogado que si a un cliente se le realiza un descuento erróneo (por ahora vamos a llamarlo así) deberían las instituciones bancarias realizar las devoluciones en el menor tiempo posible, de lo contrario debería realizarse la devolución sumando los intereses correspondientes, tal y como los bancos lo hacen con sus clientes al momento de los pagos.

Nadie ha sabido explicar la falta de normativas que sancionen a los bancos que internamente operan mal, todo queda supeditado a la posibilidad de poder contratar un abogado para hacer valer los derechos que uno como ciudadano posee y que es una responsabilidad del Estado controlar.

El Banco Santander Río no es la primera vez que se ha visto denunciado por perjudicar a los clientes con descuentos que no correspondían que en la cantidad llegaba a cifras millonarias, en el 2013 La Subsecretaría de Defensa del Consumidor se presentó ante la Justicia para reclamar que el banco Santander Río reintegrara a más de 600 mil usuarios unos 130 millones de pesos por cargos y seguros supuestamente mal aplicados en créditos hipotecarios, prendarios y en financiamiento con tarjeta de crédito. Si bien la cifra parece importante, la realidad es que 1.736.499 clientes jamás recuperaron un solo peso por no saber de la maniobra de la entidad y la posibilidad de reclamar.

No existe siquiera un criterio unificado a la hora de brindar información por un lado, el operador de Superlínea del 0800-999-2400 o el 4345-2400 informa una cosa y luego otro operador del banco otra, cuando el cliente cansado se dirige a la sucursal todo termina en un espere que nos comuniquemos o llame al superlínea, curiosamente el viernes 03 de julio, ningún operador estaba disponible durante el horario de atención al cliente.

Intentamos comunicarnos con Marcelo Dosa responsable de la prensa del banco quien no estaba en la ofician, le enviamos un mail a mdosa@santanderrio.com.ar el cual tampoco respondió, así opera este banco en la Argentina, con impunidad, sin brindarle al cliente un trato respetuoso.