Salta:Menor conoció a joven por chat y este en la primera cita la violó

La víctima tiene 14 años y su agresor, 25. Se hacía llamar «007». El caso ocurrió en Salta y causó enorme indignación por sus violentas aristas.

Lo conoció por chat el lunes por la noche y se citaron para encontrarse al día siguiente. Ella, con sólo 14 años, se sintió atraída por el nick de Ariel -como se hacía llamar- “007”. Y aceptó verlo en la gruta religiosa ubicada al pie del cerro, en el barrio El Mojón, a las 11 de la mañana.

Cuando lo vio se dio cuenta de que tenía más de 17 años, como le había dicho, pero se sintió atraída por el joven. Jamás pensó que su cita terminaría en una feroz lucha por salvar su vida. Y es que el sujeto la violó, intentó asesinarla, y sólo la dejó ir bajo amenaza de muerte.

Todo ocurrió el martes durante la mañana cuando la adolescente de 14 años -cuya identidad se mantiene en reserva- se encontró con Juan Allende, de 25 años, quien le había dicho que se llamaba Ariel. El joven la citó en la gruta de la plazoleta del barrio para “agradecer a Dios por haberse conocido”. Sin embargo, lo que buscaba el muchacho era tener un espacio alejado para poder violarla. Según indicó la madre de la menor de edad en la comisaría 4ª, a donde radicó la denuncia, una vez que oraron, los chicos comenzaron a besarse.

Posteriormente, Allende -que hasta ese momento era para la chica “007”- la invitó a un lugar más solitario y subió con ella por la escarpada ladera del cerro. Allí comenzó el horror.

El joven sacó una media de algodón y le tapó la boca a la jovencita. No sólo la violó, sino que además, intentó ahorcarla con la misma prenda que la había tenido en silencio. Posteriormente, la dejó ir no sin antes amenazarla diciéndole que sabía dónde vivía -en el barrio La Fama- y que si contaba lo que había sucedido la mataría.

Pasado el mediodía, la chica regresó a su casa, acompañada por una amiga, con sus ropas manchadas de barro y su cuerpo lastimado luego de la feroz batalla que mantuvo para librarse de su agresor. De inmediato, la madre la llevó a la comisaría, donde contó lo sucedido. La adolescente, luego, fue derivada al hospital local donde constataron la violación y al mismo tiempo, curaron las heridas de su cuerpo.

Gracias a los datos aportados por la jovencita, la policía dio con el sujeto, al que detuvo en cercanías del lugar del hecho. En el momento de su apresamiento, Allende no sólo tenía las ropas manchadas de barro y verdín, sino que además, tenía la media en su bolsillo, con la que había intentado ahorcar a la jovencita.

El caso quedó caratulado como supuesto abuso sexual con acceso carnal, bajo las directivas del Juzgado de Instrucción Formal 2.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *