Ring raje PRO

   El conocido rin raje, ha pasado a ser hoy en día un juego de leyenda, donde dos o más chicos o no tanto se dedicaban a divertirse tocando timbre en una vivienda para luego huir, con el tiempo se extendió a los porteros de los edificios donde había varios timbres disponibles para molestar a muchos en minutos.

Esa practica molesta y que sin constituir un delito era reprochable, pasó a la historia y hay no es habitual, aggiornada por la política, algunos seudos «gurues» dedicados a aportar ideas a políticos con pocas «luces» se transformó en el caso del PRO devenido en CAMBIEMOS, en una práctica de hacer campaña.

Así, quieras o no, tu tranquilidad hogareña, podía ser interrumpida por el «timbrazo» de funcionarios o candidatos que capacitación mediante, intentan contarte una realidad distinta a la que se vive día a día, algo así como lo que hacen los religiosos desde hace muchos años donde te traen una verdad revelada y te quieren convencer de que Dios te eligió para que escuches de boca de esos mortales su palabra.

Curiosa mezcla que la política nacional ha utilizado con cierto éxito en vista de los resultados de las últimas elecciones, lo incongruente es que muchos de esos funcionarios que para los medios se toman fotos junto al timbre con una amplia sonrisa y unos discursos típicos de miembros de sectas, son los mismos que a la hora de que un ciudadano quiera tener una entrevista para ser ellos los que le cuenten su realidad ponen todo un aparato burocrático que hace imposible acceder al funcionario, situación que a mayor cargo más difícil es obtener una audiencia.

Siendo así, la práctica del timbreo no es más que un aggiornado RING RAJE, una de las caras más «amigables» de esta modalidad de campaña ha sido sin dudas la de la gobernadora de la provincia de Buenos Aires María Eugenia Vidal, aprovechando sus condiciones de oratoria y una constante adecuación de un costoso equipo de couching empresarial adaptado a la política por Duran Barba.

Los mismos funcionarios importantes como Patricia Bullrich, Gerardo Fabián Milmal, máximos responsables del ministerio de seguridad de La Nación, entre otros funcionarios, deberían explicar qué han hecho por la seguridad de los ciudadanos, me consta que han recibido información relevante sobre delitos en los barrios que han recorrido al igual que la gobernadora Vidal, pero poco han hecho, si bien no se lo ha visto a Cristian Ritondo en los timbreos, ya que parece el ministro prefiere informarse por los medios de prensa y así lo ha demostrado al interesarse por el intento de robo al bailarín Hernán Piquín a quien llamo, pero omitió ocuparse debidamente y con la misma dedicación por las muertes en el partido de Tres de Febrero, hacen pensar que los TIMBREOS, son solo una puesta en escena para hacer política.

Si tomámos como ejemplo el partido de Avellaneda, donde el intendente Jorge Ferraresi llamó «La cuna de la resistencia», son muchos los funcionarios y políticos de CAMBIEMOS que salieron a timbrear para disputarle el territorio al intendente que se vende como «rebelde», pero la realidad es muy distinta, porque esos mismos que llevaron a las casas propuestas y criticas a la situación de los vecinos de Avellaneda, a la hora de ser oposición, solo hablan, en los papeles, no solo no son oposición en muchos casos son cómplices o socios.

En tema de seguridad, en Avellaneda, ni hablan de los vínculos de algunos delincuentes que a diario tienen de víctimas a los ciudadanos de bien con sectores políticos, sindicales y del fútbol, callan y omiten investigar, algunos concejales de Avellaneda hoy parte de CAMBIEMOS incluso han tenido la picardía de solicitarle a los vecinos que les informen sobre lugares donde sepan se cometen delitos, pero no han hecho nada relevante, engañan a los vecinos con procedimientos que solo afectan a ladrones de gallinas o kiosquitos de droga mientras por Avellaneda pasan cientos de kilos de drogas.

Me consta fehacientemente que el propio secretario de seguridad interior de la Nación Milman ha preferido mirar para otro lado en denuncias que involucran a verdaderas bandas que parte de sus ganancias terminan financiando la política local, saben muy bien incluso que varios delincuentes algunos detenidos reciben asesoramiento jurídico y hasta beneficios por la intervención de algunos funcionarios municipales encubriendo su defensa en el hecho de que se trata de «militantes».

Mientras, de un lado y del otro, se fogonea en la cabeza de los inocentes que se ponen la camiseta de un partido la división y la famosa «brecha» que no hace otra cosa que dar impunidad a los políticos de un lado y del otro.

Pero los acuerdos de los que la prensa cómplice no habla se dan también en los millonarios emprendimientos privados o públicos como lo son las obras, donde hay una suculenta caja se negocia, la justicia no avanza con igualdad en todos los casos aún cuando en Avellaneda hay motivos de sobra para investigar los patrimonios del intendente Jorge Ferarresi, Hugo Barrueco o el titular de la UOCRA local que conduce el concejal Héctor Villagra, que es un exponente de la impunidad y los «acuerdos» políticos locales, muchos concejales, ex concejales y funcionarios hablan de esos acuerdos off de record, pero se excusan de que «desde arriba» no hay apoyo para que se investigue. La lista es mucho más extensa y los vecinos saben muy bien que hay políticos locales que salieron del barro a barrios exclusivos solo con el sueldo político, algo que no permite un crecimiento patrimonial que en algunos casos llegal al 1000%

Entonces señores, ustedes que solo hablan para sumar votos, son solo unos hipócritas, cómplices de la corrupción, son parte del problema y no de la solución, no representan ningún CAMBIO y su «caballito de batalla» el timbreo, no es más que un RING RAJE.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *