Repudio generalizado por la presentación de la Ferrari asignada a la Prefectura Nacional

 En medio de una de las peores crisis económicas y sociales, donde los argentinos no solo reclaman por mejores salarios, sino que no cesan los reclamos por la inseguridad que día a día mata varios ciudadanos en robos, el Gobierno Nacional, asesorado vaya uno a saber por que «iluminado» hizo una conferencia de prensa para presentar en sociedad la nueva incorporación a la flota de la Prefectura Nacional de una Ferrari 458, incautada a uno de los testaferros del detenido líder de la UOCRA Pata Medina.

Ni siquiera pudieron elaborar un comunicado de prensa que justifique un acto catalogado por la mayoría en las redes sociales como demagógico y ridículo, ya que la unidad no servirá para combatir el delito, sino que participará de eventos especiales y actos oficiales, es decir, no será de utilidad para combatir el crimen.

Al parecer, el presidente de la Nación Mauricio Macri, además de estar muy mal asesorado en lo que a seguridad se refiere, en economía los resultados están a la vista, al avalar estas acciones demuestra que le importa un pepino que la ciudadanía reclame seguridad, eso sí, él por las dudas con una amplia seguridad, por las dudas cancela presencias.

Los medios obsecuentes y con pauta millonaria, solo destacaron que como en Dubai, ahora la Argentina tiene un superdeportivo en una fuerza de seguridad, lo que estos bastardos de la desinformación omiten mencionar es que los países donde existen deportivos policiales tienen índices muy bajos de delitos y un nivel económico que no es el nuestro.

Una medida inteligente y aplaudible hubiera sido el remate de la unidad y con ese dinero incorporar más patrullas o elementos para prevención y vigilancia, es decir reforzar la seguridad en lugar de asumir un compromiso que para la Prefectura implicará desembolsar una suma de miles de dólares solo en servicios necesarios para este tipo de vehículos, donde se necesita sí o sí de servicio oficial y productos importados.

Es incomprensible que alguien como Patricia Bullrich y sus segundos continúen a cargo de un ministerio donde si sacamos los «supuestos operativos» antidrogas han fracasado sin excusas, pero para que esto ocurra tiene que existir una complicidad judicial, donde a la fecha varios procedimientos donde supuestamente se secuestraron cientos de kilos de drogas, al tiempo o se los comieron roedores, se evaporaron o se transformaron en yeso.

Conservo en mi poder la respuesta de la Casa Rosada en mi nota advirtiendo al presidente Mauricio Macri de varias irregularidades en el desempeño del Ministerio de Seguridad de la Nación y de la fortuna injustificada de varios jefes de las fuerzas de seguridad con patrimonios millonarios y que provienen de familias humildes, así que no jodan con que existe un compromiso contra la corrupción.

Pero como este gobierno es un adicto al circo y el lujo, la Ferrari 458 llegó con un Mercedes-Benz C63 AMG también se incorporó a la flota de Prefectura. Se trata de un modelo especialmente preparado por la división deportiva de la marca alemana, que está limitado en 280 km/h de velocidad máxima, ya que su motor V8 de 457 caballos de fuerza tiene poder para que viaje más rápido.

Incoherencias que no encuentran una explicación para un gobierno que habla de recortes de empelados, pero que para los actos no le importa gastar miles de dólares en vehículos para exhibir.

Desconocer la realidad de las fuerzas de seguridad, donde se ven patrulleros sin mantenimiento básico, es también un acto de CORRUPCIÓN.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *