Quilmes: Volvía de trabajar y lo mataron de un cascotazo para robarle la moto

El luctuoso suceso ocurrió en la bajada de Bernal del Acceso Sudeste y la víctima, un joven de 23 años, había sido padre de una beba hacía sólo dos meses. Los marginales están prófugos. Toda una familia destrozada por el accionar de un grupo de lacras. Parientes, amigos y vecinos se manifestarán en el lugar para exigir el esclarecimiento del crimen.

Un joven de 23 años fue salvajemente asesinado a cascotazos por un grupo de ladrones que pretendió robarle la moto en la que se trasladaba de regreso del trabajo a su casa, en la localidad bonaerense de Bernal. El muchacho había sido padre de una beba hacía dos meses y dejó una familia destrozada. Este miércoles, parientes, amigos y vecinos harán una marcha con corte de calle para reclamar justicia.

El suceso se produjo en la noche del domingo en la bajada del acceso Sudeste del mencionado distrito del partido de Quilmes, en el sur del Gran Buenos Aires.

Nahuel Zacarías, de 23 años, había trabajado toda la tarde en un local de indumentaria para hombres, en el shopping Abasto, en el barrio porteño de Once, y volvía a su vivienda a la zona sur a bordo de su moto.

En ese lugar, un grupo de marginales que quemaba basura con la intención de entorpecer la visibilidad de los conductores que pasan por el lugar, notaron la presencia de Nahuel y pretendieron sacarle el vehículo de dos ruedas. El joven intentó acelerar para escapar y los malandras le arrojaron piedras y cascotes.

Uno de los objetos contundentes dio en la cabeza de Zacarías, que se desplomó gravemente herido sobre el pavimento, al tiempo que los agresores, de manera cobarde, huyeron sin llevarse la moto que pretendían robar. El pibe fue trasladado al hospital Iriarte de Quilmes, donde los médicos lograron estabilizarlo en primera instancia luego de que sufriera dos paros cardiorrespiratorios.

Sin embargo, Nahuel había padecido gravísimas lesiones en el pulmón, luego de que el manubrio del rodado se le incrustara en esa zona, contusiones que, junto con las recibidas en el cráneo, le provocaron la muerte en horas de la noche del lunes.

Zacarías había sido padre de una beba hacía dos meses «y deja una familia totalmente destrozada. Su mujer, Florencia, no puede salir del shock, imagínense lo que está viviendo. Cata, su beba, este miércoles cumple 3 meses. Y todo por una manga de asesinos que encima están sueltos», contó a este medio Viviana, prima del chico ultimado.

La misma familiar de Nahuel, contó que «fue todo muy rápido y estamos seguros que hubo muchos testigos. Por eso estamos pidiendo que quienes hayan visto algo, se comuniquen con el 911 y aporten todos los datos que tengan para poder detener a estos criminales».

En el mismo sentido, contó que «pedimos las cámaras de seguridad del lugar para poder ver cómo pasó todo e identificar a los asesinos. Solicitamos la ayuda de todo el que pueda darnos una mano, estamos desesperados».

Los mismos allegados a Nahuel marcharán este miércoles a las 9 y cortarán el Triángulo de Bernal, en reclamo de justicia y para que «este homicidio espantoso no quede impune», señalaron.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *