Quilmes: Denuncian brutal agresión de patovica a una joven en el boliche El Bosque

Una noche de diversión y esparcimiento con amigas culminó en un infierno para una joven, que fue víctima de la demencia y la ira de un personal de seguridad de una discoteca de la localidad bonaerense de Quilmes. La víctima, según denunció ante la policía, fue sorprendida por un patovica cuando se retiraba del establecimiento y sin mediar palabra, el agresor la tomó del cuello y la golpeó. Afortunadamente logró escapar y acudir a las autoridades, aunque el violento custodio aún no fue identificado.

Hacía meses que no concurría a un local bailable, pero Bianca Pavón, de 22 años, decidió disfrutar la noche del sábado junto a sus amigas. Entonces, fue hasta el boliche El Bosque. La noche transcurría con total normalidad para el grupo de chicas, hasta que llegó la hora de retirarse. Fue entonces que una de ellas le pidió a Bianca que se quedara unos minutos, justo cuando cruzaban la puerta de salida. En ese instante, alrededor de las 6.30 del domingo, “un patovica la agarró del cuello y en el aire la llevó hacia una columna”. “La tuvo colgando unos minutos, por eso se le salieron los zapatos y se le cayó la cartera”, le contó a “CrónicaCarina Mollo, mamá de la joven. Además, remarcó que “fue de la nada, porque se estaban yendo y así tenga alguna razón no es manera de hacerlo”. “No entiendo por qué hizo eso, si no pasó nada. Ella no protagonizó ningún incidente, por eso le pedía las cámaras al jefe de seguridad”, agregó.

En tan dramática y extrema escena, quienes acompañaban a Pavón intentaron rescatarla de las garras del violento custodio, pero lejos de ello, el patovica “hizo lo mismo con otra de las chicas, la agarró del cuello y le pegó un cachetazo”, contó Mollo.

De inmediato y como si nada hubiese pasado, el agresor se retiró hacia el interior del recinto y sus compañeros inmediatamente cerraron las puertas. Al respecto, Mollo reveló: “Sólo se acercó a mi hija el jefe de seguridad del lugar y le dijo que no le podía precisar la identidad de esta persona. A su vez, le recomendó que se fuera”.

Finalmente, luego de realizarse los estudios correspondientes ante el médico forense, Bianca radicó la denuncia en la comisaría 9ª de Quilmes, tomando intervención la UFI 11 de ese partido, que investiga las lesiones que todavía tiene la joven en su cuello, pecho y rostro.

No obstante, hasta no oficializarse los resultados de los exámenes médicos, no avanzará la causa, por lo que no se procederá a la identificación y detención del vigilador. Por esta razón, Carina expresó: “Mi hija no sale del estado de shock, estamos angustiados, con bronca. Tengo todos los sentimientos revueltos, siento ganas de ir, encontrármelo y romperle la mano porque yo jamás le levanté la mano a mi hija y la agarra esta bestia y casi la mata”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *