¿Quién cuida a nuestros hijos en la educación privada de la provincia de Buenos Aires?

peligro-privatización-enseñanzaLa educación privada es una de los negocios más rentables, a pesar de que los docentes suelen reclamar por aumentos salariales, lo concreto es que los dueños de los establecimientos, tienen excelentes ganancias por la ayuda estatal que suelen recibir los colegios con el fin de que las cuotas no sufran aumentos reiterados.

La educación privada es un tema de sumo debate respecto a los beneficios que brinda a los ciudadanos la enseñanza privada respecto a la enseñanza pública, afectada muchas veces por los reclamos salariales o de mejoras en las condiciones de trabajo, pero el tema es mucho más profundo que la simple creencia de que un colegio privado sin paros, es una mejor educación o que brinda mejores contenidos, ya que podemos afirmar en base a una investigación periodística que lleva tres años, sobre colegios privados en la provincia de Buenos Aires, que la designación o contratación de docentes y auxiliares, suele ser sin que se contemplen los requisitos mínimos necesarios para prevenir posibles situaciones conflictivas entre docentes, auxiliares y alumnos.

Hemos detectado con gran preocupación, que algunos colegios privados, han omitido realizar todos los estudios pertinentes a la verificación psicofísica de los postulantes, pasos que por negligencia dejan a los alumnos en una situación precaria de seguridad.
Desde El Sindical, hemos detectado conductas previas de un docente que por la gravedad de estas, debimos realizar la denuncia en la Jefatura de la Región II, con jurisdicción en los partidos de Avellaneda, Lanús y Lomas de Zamora, la respuesta del Inspector Jefe fue inmediata y una vez realizada la correspondiente denuncia penal, se trabajo con los padres en busca del bienestar del alumno. El colegio, en este caso el Saint Exupery, había omitido realizar todos los estudios necesarios al docente en cuestión.

Un nuevo caso de omisión habría surgido ahora en el Colegio del Sol, ubicado en la calle 508 entre 26 y 27 de la localidad de Gonnet, La Plata, incorporaron como preceptor a Sebastián H.M., un funcionario de la gobernación bonaerense con varias causas penales, pero principalmente una que describe su personalidad como peligrosa por violencia de género, parecería no ser la persona más apta para el contacto con estudiantes.

Intentamos en varias oportunidades comunicarnos con la Inspectora Jefe de la Región I que tiene bajo su supervisión a los partidos de La Plata, Berisso, Ensenada, Brandsen, Punta Indio y Magdalena, Andrade Nancy Alejandra, la que en una sola oportunidad se excusó vía mail que estaba en una reunión, pero nunca respondió a la requisitoria periodística.

Las autoridades de la gobernación deberían extremar los controles en los establecimientos privados e instruir a los responsables de la DIPREGEP en verificar el cumplimiento de los requisitos para acceder al cargo.

Para el catedrático Stephen Ball, existe una fuerte necesidad de llevar a cabo “auditorías éticas”para evaluar el impacto de la injerencia de la educación privada en la educación pública, ya que como decía al comienzo de la nota, existen problemáticas que van más allá de los paros de docentes en la enseñanza pública.

Los alumnos y sus padres deberían tener la plena seguridad de que el colegio es además de un lugar de formación educativa, un espacio seguro donde se desarrollaran sin el temor de ser víctimas de un abusados, un acosador o un violento.

Como medio de comunicación tenemos la obligación de informar, y esperamos las autoridades políticas asuman sus responsabilidades.

 

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *