Policía de la Ciudad detiene a un inocente e inventan pruebas en su contra

Un nuevo caso que la justicia debería investigar, tiene como protagonistas a efectivos policiales de la Policía de la Ciudad, donde sin cuidarse y demostrando la impunidad con la que se manejan sus efectivos son capaces de privar de su libertad a un inocente y llegar al colmo de inventar pruebas en su contra.

Mientras el Ministerio Público de la Ciudad demora las denuncias de nuestro Director Ejecutivo Marcelo Ricardo Hawrylciw contra el vicejefe de gobierno y demás autoridades del Ministerio de Seguridad y Justicia de la Ciudad de Buenos Aires por distintos delitos cometidos por efectivos de la Policía de la Ciudad, nada, cambia y es más que evidente que existe un aval tácito a una conducta que se asemeja a la famosa «mano dura» y digo se asemeja porque la mano dura implica una tolerancia cero, pero una cosa es la tolerancia cero ante un delito y otra muy distinta es violar la Ley inventando delitos para culpar a inocentes.

Durante una protesta de organizaciones sociales y sindicales frente al edificio del Ministerio de Desarrollo de la Nación, se generó una situación tensa y donde hubo algunas peleas breves entre manifestantes y policías, que tuvieron su punto de máxima tensión, cuando la Policía de la Ciudad sin motivos válidos, procedió a reducir con violencia a un hombre acusándolo de intentar agredir a los policías con tres pedazos de piedras.

Lo que no tuvieron en cuenta los policías es que, los presentes filmaron toda la escena y en los videos queda en claro que el hombre no participaba de los reclamos o de organización alguna, sino se trataba de un indigente que con un carro cartoneaba por las calles, hasta que fue reducido con violencia, atadas sus manos con precintos y posteriormente un policía colocó piedras al lado del hombre que pedía por su libertad, lo que generó la indignación de los presentes.

Hoy la Policía de la Ciudad ha demostrado ser ineficientes para la prevención de delitos, pero muy creativa a la horas de inventar causas penales y fabricar pruebas.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *